Countdown electoral


Sofía Niño de Rivera

@sofiapac

 

Mientras transcurre el countdown para conocer el resultado electoral en Estados Unidos las sorpresas siguen a la orden del día. La energía que le imprimen ambos partidos a la campaña actual no tiene precedentes. Hasta ahora se han gastado 11,000 millones de dólares en publicidad, 40% más que lo empleado en 2016. El efecto que ha generado la vorágine mediática en torno a las elecciones ha contagiado de euforia a los ciudadanos americanos quienes también han batido récord en participación anticipada, sumando ya más de 80 millones de votos por correo o en las casillas autorizadas, contra 46 millones de votos anticipados que se alcanzaron en 2016.

Este entusiasmo en gran parte se debe a que el elector americano tiene una larga lista de temas que no han recibido la atención que ameritan. Incluso nuestro país, como vecino y uno de los principales socios de Estados Unidos, está formado en la lista de inconformes a la espera de exigirle al nuevo gobierno electo esta semana un cambio en la política exterior y su trato hacia México y la región.

Para México la oferta es clara. El nuevo presidente puede ser un aliado o un extorsionador. Siendo realistas, gane quien gane, ni México ni Latinoamérica estarán en el ojo del huracán. Las prioridades de la agenda política norteamericana para los siguientes cuatro años distan de ubicarse en nuestro territorio. Si bien, México no será la piñata para esta elección, el panorama presentará oportunidades y limitantes tanto si se queda Trump como si gana Biden.

Con Trump se aseguraría una relación de continuidad a lo que hemos visto en los últimos años, donde el estatus quo comercial con el T-MEC permanecería casi intacto, salvo alguna ocurrencia dada por el carácter folclórico del Presidente Trump, y quedarían rezagados temas sustanciales como la migración. Por lo que, aunque no perderíamos mucho como país, tampoco arriesgaríamos en ganar.

Para ganar y dinamizar la agenda bilateral necesitamos a Joe Biden dirigiendo a nuestro vecino del norte. Biden tuvo muchas responsabilidades de política exterior durante los ocho años que fungió como vicepresidente en la administración Obama, por lo que es alguien con conocimiento y experiencia en Latinoamérica.

Durante los siguiente cuatro años EE.UU. enfrentará más retos y cambios que nunca antes. Con Joe Biden al frente, AMLO seguramente vería obstaculizados sus proyectos antiambientales como la refinería Dos Bocas o los planes de generación de energía eléctrica a partir de combustóleo y carbón, principalmente porque está bajo los compromisos del T-MEC y porque la agenda demócrata suele ser pro ambiente.

En la mirada global, el periodo presidencial que se avecina demanda que Estados Unidos reposicione su papel en la escena global. Es decir, corregir todo lo que Donald Trump ha tirado a la basura. Para devolverle a Estados Unidos el liderazgo como país hegemón, o algo parecido a ello, se tendrá que elaborar una estrategia compleja que eche mano de aliados fuertes, lo cual presenta una clara oportunidad para México, quien podría serlo por su relevancia en la balanza comercial de EE.UU. pero también por la ventaja de coincidir coyunturalmente en foros internacionales como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Asimismo, la relocalización de su economía será fundamental. Estados Unidos ya no confía en Asia como centro de producción, por lo que buscará ofertas para posicionar sus cadenas de suministro, asegurando menores riesgos y costos. Otra clara oportunidad para que México se haga notar. Sin embargo, aunque esto convenga a la agenda país, desafortunadamente, quizá no empate con los intereses lopezobradoristas. 

El mayor mérito de los demócratas será saber traducir el countdown de estos momentos en votos que le otorguen un amplio margen de ganancia, mientras que para México será saber aprovechar las oportunidades que se presenten a partir del resultado de la elección.

 


Sobre la autora:

Sofía Niño de Rivera es internacionalista, especialista en derecho internacional. Fue funcionaria pública en la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Economía, donde participó en negociaciones comerciales internacionales y representó a México en varias Organizaciones Internacionales. Actualmente, está encargada de Policy & Public Affairs para el sector Fintech y es asociada del Programa de Jóvenes del COMEXI. Está a favor de: la justicia y la colaboración global. Está en contra de: la intolerancia y el abuso.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password