DD.HH. a un año de gobierno: lo bueno, lo malo y lo feo


Raquel López-Portillo Maltos

@rak_lpm

 

Desde su campaña, Andrés Manuel López Obrador se mostró ávido por generar un cambio en los patrones de gobiernos pasados. Una de sus principales premisas ha sido el posicionar a los derechos humanos como un eje clave de la cuarta transformación. A unos días de cumplir el primer año de su gobierno, resulta pertinente evaluar las acciones tomadas por la actual administración. A continuación, algunos de los aciertos, desaciertos y pendientes en esta materia.

Lo bueno 

Programa Nacional de Derechos Humanos 2019-2024

La creación de este programa habla de un esfuerzo por profundizar en el desarrollo de la estrategia nacional en este tema, más allá de lo estipulado en el Plan Nacional de Desarrollo. Su objetivo es materializar y transversalizar las políticas en todos los órdenes de gobierno. En estos momentos se encuentra en su etapa consultiva, en la cual se han realizado 14 foros y mesas técnicas con la finalidad de recoger perspectivas de distintos actores para la creación de políticas públicas. Se espera que en diciembre pase a su etapa técnica e implementación. 

Búsqueda de personas desaparecidas

El gobierno ha puesto principal énfasis en las labores de búsqueda de personas desaparecidas. Además de la creación de la Comisión Nacional de Búsqueda y la Comisión Investigadora para el caso Ayotzinapa, se tiene planeada la creación de un sistema y un Instituto Nacional de Identificación Forense, así como el establecimiento de más comisiones estatales de búsqueda, dando un paso adelante en un tema sumamente grave en el país. 

Trabajadoras del hogar

Se aprobó un dictamen que reforma la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social respecto al trabajo doméstico remunerado con el fin de mejorar las condiciones laborales de las más de 2 millones de personas que se dedican a esta actividad. Con ello, se busca regular, reconocer y garantizar sus derechos, una tarea que llevaba pendiente durante muchos años. 

Salario mínimo 

En 2018 se aprobó un aumento del 16% al salario mínimo (es decir, de $14.32, dejando un total de $102.68 diarios). El salario es un derecho económico fundamental para el disfrute de una vida digna. Esta medida propicia un avance hacia la suficiencia de recursos para satisfacer las necesidades básicas de la población más vulnerable. 

Lo malo 

CNDH

Sin duda, el nombramiento de la nueva ombudsperson, Rosario Ibarra Piedra, fue un golpe duro para el organismo a cargo de velar por los derechos humanos. Además de incumplir con varios de los requisitos estipulados en la ley desde el momento de su postulación y no haber contado con los votos necesarios para la aprobación de su cargo, el hecho de que haya sido militante de Morena y una aliada del presidente pone en jaque la autonomía de su gestión. 

Inseguridad 

Es imposible ocultar la crisis de seguridad en el país. Con una media de 94.8 homicidios diarios, un total de 32,565 asesinatos en lo que va del año, un incremento del 37.7% en secuestros a comparación del año anterior y con una tendencia delictiva al alza, es claro que algo en la estrategia actual no está funcionando. Esto genera un clima en el cual otras violaciones a derechos humanos pueden prosperar. 

Migración

A partir de los acuerdos con el gobierno de Estados Unidos y la implementación de la Guardia Nacional, se ha sustituido el enfoque humanitario por uno de seguridad en cuanto al trato a migrantes que atraviesan el país. Desde el inicio del programa Quédate en México en enero de 2019, esto ha traído como resultado a 55,000 solicitantes de asilo retornados a México, 418 secuestros de enero a mediados de octubre, 144 mil detenciones en estaciones migratorias e innumerables violaciones a derechos humanos que no han sido denunciadas. 

Militarización

Pese a que en su campaña se habló de no recurrir a los viejos métodos de uso de militares en el combate al crimen organizado, el actual gobierno ha optado por esta opción por encima de las instituciones civiles de seguridad como su estrategia principal. La Guardia Nacional, así como otras cuestiones como la ampliación de la prisión preventiva oficiosa y la Ley Nacional sobre uso de la Fuerza, no se apegan a los estándares básicos en materia de derechos humanos, abriendo paso a que haya más abusos por parte de la autoridad sin soluciones reales a la violencia. 

Derechos de las mujeres 

Contrario a una política congruente a favor de los derechos de las mujeres, se han tomado una serie de medidas que los menoscaban, tales como el cierre a refugios para víctimas, el cierre de estancias infantiles y el recorte a 26 programas de género para el próximo año. Además de ello, y pese a que en días previos se activó la Alerta de Violencia de Género en la Ciudad de México, el gobierno no ha mostrado acciones contundentes para frenar la violencia feminicida que genera al menos nueve asesinatos de mujeres al día. 

Defensores de Derechos Humanos

Al día de hoy, suman 27 defensores que han sido asesinados en el gobierno de AMLO. Aún está pendiente hacer mejoras en el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, así como trabajar en la descriminalización y estigmatización de ellos. 

Lo feo

Contrapesos 

El presidente ha manejado a lo largo de estos meses una retórica de ‘conmigo o contra mí’. Esto ha propiciado que se desprestigie a cualquier tipo de oposición, ya sea de otros partidos, de organismos autónomos o internacionales, de la prensa o de la sociedad civil. Así mismo, al tener mayoría en el Congreso, se han impuesto medidas de manera unilateral, violando en diversas ocasiones lo estipulado en la constitución. 

Política de austeridad 

Si bien, es muy positivo evitar despilfarros y atender la corrupción, la política de austeridad se ha llevado de paso la garantía de diversos derechos como a la salud, a la educación, a la inclusión, entre muchos otros. Así mismo, la partida presupuestal para el 2020 es preocupante en cuanto a los recortes a los organismos autónomos, indispensables para la vida democrática del país. Finalmente, la dinámica de entrega directa de dinero, lejos de resolver los problemas sociales de fondo, deja mucho que desear en cuanto a transparencia y rendición de cuentas. 

Recomendaciones 

Según datos de Amnistía Internacional, México cuenta con alrededor de 3,000 recomendaciones por parte de organismos internacionales que no ha llevado a cabo. Este rezago genera un importante obstáculo en las investigaciones a violaciones de derechos humanos y a la evaluación de programas que actualmente están en marcha. 

Como puede verse, nos encontramos en un panorama bastante complejo. Pese a las buenas intenciones que puedan haber, la realidad es que el gobierno actual debe reconocer lo que está ocurriendo, priorizar lo más apremiante y tomar acciones concretas. Para que esto sea posible, el respeto a las instituciones y al Estado de derecho es fundamental. No se puede hablar de una genuina reconciliación social si desde el poder se fomenta la división. Si el gobierno quiere realmente resolver los problemas del país, deberá promover espacios para el diálogo en lugar de generar aún más polarización. La tarea es enorme, y se necesitan de todas las manos y trincheras posibles para encontrar una solución. 


Sobre la autora:

Raquel López-Portillo Maltos es licenciada en Derechos Humanos y Gestión de Paz por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Fue Coordinadora General de la campaña HeForShe de ONU Mujeres en su universidad y actualmente es Asociada del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI). Se ha desarrollado en los sectores público, privado y de la sociedad civil en temas de seguridad, igualdad de género y educación.  Apasionada del flamenco, la fotografía y la literatura. A favor de: el derecho a elegir, el debate, las opiniones sustentadas y la igualdad de oportunidades. En contra de: la violencia, la ignorancia, la mediocridad y las mentes cerradas.




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password