¿De qué eres esclavo? ¿De qué eres libre?


Eduardo Navarrete

@elnavarrete

Para leerse con: “Time for Us”, de Nicolas Jaar

 

“¡Qué rápido pasó el año!” fue el lugar común el mes pasado, pero como Dios y el calendario siguen actuando de maneras misteriosas, basta que inicie otro año para olvidar el punto, colocar el piloto automático y esperar que sea diciembre para repetir la frase.

No tendría que haber sorpresa. Desde que que llega septiembre se huele, se percibe, se sabe que ese mes representa un atajo para que, tras el parpadeo que va de febrero a agosto, se vaya el año como un día de ocio.

Pero no es el tiempo, sino la interpretación del mismo.  Probablemente porque no sabemos esperar las cosas, éstas juegan a adelantarse con la misma inercia con la que nos impacientamos.

Sobran posibilidades, pero el guion parece estar establecido. La facultad que tenemos para hacernos predecibles supera por mucho la capacidad de darse cuenta que hay otras posibilidades fuera de ese guion.

Un año suena muy fuerte en la historia personal. Para Facebook, por ejemplo, es tomar aleatoriamente fotos comentadas. Para Hacienda es frotarse las manos mientras para el resto de los formales cautivos es morderse las uñas. Para un libro es solo un par de capítulos. Para el preso, una rayita más en la pared y para el empresario intereses brutos sobre el capital variable de sus minutos. Para las parejas, un año es pelear y reconciliar y tal vez volver a pelear, mientras que para los verdaderos cómplices, es un testimonio de creación. Para un político, un año es capital electoral y posibilidad de guerra sucia. Para una galaxia, un año es un bostezo y para una mosca es tres vidas y aun así, un frenesí. Para un enfermo es alivio y para alguien gris, son solo 365 días. Pero para los niños es exigirle al tiempo que se apresure para crecer, mientras que para los adultos es suplicarle que se detenga y no envejecer. Para tu celular es todo su tiempo de vida en tus manos. Para una mascota son como 10 y para un adolescente es mero desperdicio.

Tal vez por eso, si te sabes mortal, no hay tiempo que perder.

 


Sobre el autor:

Eduardo Navarrete es un periodista, fotógrafo y administrador público que se apasiona por los contenidos. Condujo equipos en Grupo Reforma, Grupo Medios, Televisa y Cultura Colectiva. Participa en una iniciativa de acompañamiento a empresas para formar equipos de alto desempeño desde la atención plena y recién fundó una empresa de generación y curaduría de contenidos transmedia.

Mercedes Migoya57 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.
Tiroteo

Tiroteo en Torreo

En

En picada

¿Te
“Woven

“Woven city”




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password