Equidad en la nueva realidad


Por: Dinorah Mendoza

@dinorahm_

En el espacio de colaboraciones del PJ COMEXI

 

Cuando el Covid-19 se hizo presente, el impacto que tuvo en hombres y mujeres fue diferente ya que no solo afectó nuestra salud, también nos enfrentó a un nuevo contexto social y económico en el que muchas mujeres vieron amenazada, entre otras cosas, su independencia. 

Históricamente, las mujeres nos hemos encontrado en posiciones más vulnerables sobre todo en el sector laboral, con trabajos, en varias ocasiones, temporales, precarios e informales. En esta nueva realidad, muchas perdieron sus empleos o sus negocios. Según la Organización Mundial del Trabajo, las mujeres tienen un 19% más de probabilidades de perder su empleo que los hombres y esto provoca que, a su vez, pierdan su independencia económica. Cuando una mujer vuelve a una situación de dependencia, enfrenta mayor vulnerabilidad ya que está expuesta a violencia, discriminación y pobreza. 

Debido a que la principal medida para evitar el contagio por covid-19 es evitar salir de casa, la carga de trabajo no remunerado ha incrementado en manera desmedida. De acuerdo a ONU Mujeres, previo a la pandemia las mujeres dedicaban aproximadamente 4.1 horas diarias al trabajo doméstico, mientras que los hombres dedicaban 1.7 horas. Aunque ahora ambos pasan el mismo tiempo en el hogar, las mujeres son quienes se hacen cargo de la mayoría de las tareas domésticas y de cuidados provocando que ahora dediquen el doble de horas a estas tareas.

El Women in Work Index de PwC concluye que el empoderamiento económico de las mujeres podría revertirse a niveles de 2017 para el cierre de este año y podremos sobreponernos de esto hasta 2022. Es indudable que en países en vías de desarrollo, como lo son los latinoamericanos, el que no haya mujeres en posiciones de toma de decisiones durante este tipo de crisis provoca que las medidas que se toman carezcan de perspectiva de género. 

Con el cierre de escuelas, muchas de las mujeres que no perdieron sus empleos y que tienen la oportunidad de trabajar desde casa, ahora se tienen que ocupar no solo de sus propias responsabilidades laborales; también se tienen que hacer cargo del trabajo de cuidado infantil, además  del trabajo doméstico. 

Como fue mencionado en el webinar “Equidad e inclusión en un mundo nuevo” presentado por COMEXI hace algunos días, se ha normalizado que en una reunión virtual de trabajo, o incluso en otros webinars, alguna de las mujeres que están participando se vea interrumpida por alguna emergencia en el hogar, mientras que los hombres empiezan y terminan sus reuniones o eventos virtuales la mayoría del tiempo sin interrupciones de este tipo. 

Las medidas que se han tomado para enfrentar el Covid-19 están profundizando las desigualdades entre hombres y mujeres, es por eso que los Estados deben promover políticas que minimicen el impacto económico y social para nosotras, que hagan obligatoria la corresponsabilidad y que las necesidades particulares de las mujeres sean visibilizadas.

Solo así se podrá hablar de equidad en esta nueva realidad que nos está haciendo retroceder en temas de género. 


Dinorah Mendoza es internacionalista, miembro del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales. Actualmente trabaja en Estrategia Pública Consultores, donde se desempeña como Consultora Jr. en temas de Carga Portuaria y Turismo de Cruceros. Está a favor de políticas públicas inclusivas. En contra de la violencia de género y de la negación del cambio climático. Síguela en Twitter: @dinorahm_

Instagram: @dinorahmdza

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password