Feminismo islámico, ¿una contradicción?


Dalia Grinberg

@GrinbergDalia

 

Feminismo islámico, dos palabras que parecen opuestas al momento de definirlas. El feminismo, relacionado con la liberación de la mujer en un contexto occidental y secular; y el islam, visto como el máximo opresor de la mujer a nivel mundial. ¿Estas palabras pueden ir juntas? ¿Puede haber un feminismo religioso islámico? ¿El feminismo tiene que seguir principios occidentales, liberales y seculares? 

Las feministas de Oriente no lo “tomaron prestado” de las de Occidente, ya que las mujeres musulmanas utilizaron el término feminismo desde 1920, por lo que tiene sus propios orígenes a la par  que en Estados Unidos o Gran Bretaña. Por otro lado, el feminismo siempre ha tenido una relación tóxica con la religión y existe una ceguera feminista ante la importancia de la religión para las mujeres. 

Se toma a la “mujer ideal” como una mujer blanca, de clase media, heterosexual y primermundista. Además, como si fuera poco, las feministas occidentales han usado a la mujer musulmana con hiyab como símbolo de opresión. Se distribuyó la idea de que las mujeres musulmanas son analfabetas, reprimidas sexualmente, oprimidas, pobres y sin capacidad de resistencia. 

El feminismo islámico trata de regresar a las escrituras del Corán e interpretarlas de una manera distinta al islam patriarcal que conocemos, ya que es una triste ironía que la única religión que existe con un mensaje de igualdad de género incorporado a sus escrituras sagradas, es ahora contemplada como la más patriarcal de todas. Las feministas islámicas buscan afirmar que la autoridad del islam no es únicamente del hombre y que las mujeres también pueden y deben interpretar los textos sagrados. 

Las feministas seculares confundieron, a veces, las prácticas patriarcales impuestas en nombre del islam con la religión islámica, precisamente lo que el feminismo islámico se comprometió a deshacer. Se ha hecho evidente que cuando estos textos se interpretan desde una perspectiva feminista, pueden tener enfoques beneficiosos para la mujer. 

Sara Salem en su texto “Feminismo islámico, interseccionalidad y decolonialidad” menciona que utilizar la interseccionalidad y el enfoque decolonial puede ser muy útil para comprender las experiencias de las mujeres musulmanas, ya que busca descentrar la ontología liberal secular del feminismo occidental dominante y logra mostrar que sus experiencias de vida son mucho más complejas al ser oprimidas en múltiples frentes como el género, raza, religión y nacionalidad. 

En muchos colegios europeos se ha prohibido el uso del hiyab aludiendo a que simboliza la opresión de la mujer y las mujeres musulmanas tienen miedo de usarlo para no ser confundidas con inmigrantes irregulares. Para muchas, no tener el pañuelo es como sentirse desnudas. ¿Es esta una opresión por género o por religión? Como explica Crenshaw (creadora del término interseccionalidad en 1989), muchas veces las líneas de discriminación no pueden ser determinadas de manera separada, y deben verse desde una perspectiva interseccional. 

Las mujeres con velo se presentan como dominadas y carentes de subjetividad y se cree que deben de ser “desveladas” para que alcancen el estatus de sujetos independientes. En contraparte, son muchos los trabajos realizados por mujeres de procedencia islámica donde se rechaza que el pañuelo sea necesariamente un elemento que performa la opresión femenina. Amber Rehman menciona: “mi feminismo permanece mientras uso el hiyab, porque para mí fue el mayor símbolo de elección”. 

Considero que la perspectiva feminista debe de cuidarse de no seguir juzgando a la religión como opresiva, sin escuchar las diferentes voces de las mujeres en esas comunidades. Lo que busca el feminismo es la libertad de las mujeres de decidir y la decisión de usar una minifalda o el hiyab debe de ser igual de respetada. 

 


Sobre el autor

Mi nombre es Dalia Grinberg, estudiante de Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. He hecho investigación en temas relacionados con historia de Medio Oriente, terrorismo y judaísmo en Latinoamérica. Gané el premio de responsabilidad social Gina y Joseph Harmatz y soy miembro de la representación de alumnos de la carrera de Relaciones Internacionales en el ITAM.  Apasionada por la historia, fiel creyente de los derechos humanos y bailarina de pasatiempo. 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password