Fin de una era: consumación del merkelismo


Por: Bertha Banuet

En el espacio de colaboraciones del PJ Comexi. 

 

En plena crisis, catalogada como la más desafiante desde la Segunda Guerra Mundial, llega el fin del mandato de una de las mujeres más poderosas del planeta tras 16 años al frente de la cuarta economía más grande del mundo. Así es como Angela Merkel, siendo la primera mujer canciller en la historia de Alemania, dice adiós a su mandato.  

Las principales elecciones generales ya tuvieron lugar el pasado 26 de septiembre en toda Alemania. Aunque en el caso de Berlín también tuvieron lugar las votaciones a nivel federal (Bundesland) y del municipio (Rathaus) y en Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Las elecciones no han sido ni serán tarea sencilla en un país en el que las tendencias electorales permean la fragmentación de la Alemania Oriental y Occidental. De acuerdo a los primeros resultados, los candidatos al mando son Olaf Scholz del Partido Socialista Alemán (SPD) y Armin Laschet de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), quienes divergen por un ligero porcentaje. Ambos partidos están comprometidos con los valores sociales progresistas, pero están ligeramente divididos en asuntos como el sistema de tributación, la reactivación económica y la protección del medio ambiente. Si bien las encuestas se han ajustado en los últimos días, los candidatos están tratando de enfocar la carrera electoral más en políticas específicas que en sus cualidades de liderazgo, como había sido en un principio. 

La salida de la canciller eterna establece unas elecciones reducidas para los votantes: ya que se pone en tela de juicio si Alemania, el país más poderoso de la Unión Europea, seguirá siendo gobernado por un líder de centro-derecha o tendrá a su segundo líder de centro-izquierda desde principios de la década de 1980.

Alemania no ha tenido un gobierno federal políticamente tripartito en la memoria reciente y el único intento moderno de crear uno (el intento de Merkel de formar una coalición en el año 2017) fracasó cuando el Partido Democrático Libre (FDP) se retiró. Es probable que por primera vez llegue al poder, aunque el 40% de los votantes busca un ”cambio fundamental” argumentando su preocupación por el declive constante que ha experimentado la competitividad económica de Alemania y al tener los precios de electricidad más altos de toda la Unión Europea. 

Quien sea electo tendrá que enfrentar el complicado panorama de la política interna alemana, principalmente en temas como la red de seguridad social, el envejecimiento demográfico, la recolección de impuestos, la innovación y el cambio climático, todos asuntos en los que las distintas agrupaciones políticas tienen ópticas disímiles. No obstante, uno de los tópicos que ha sido muy aplaudido por los votantes y que todos los partidos coinciden es el tema migratorio, apuntando a una Alemania abierta, que irónicamente fue uno de los momentos más polémicos que atravesó Merkel en el año 2015 durante toda su carrera política.  

El legado que deja Merkel también se extiende a las esferas de la Unión Europea, para mantener el papel de liderazgo, mantener la cohesión frente a las diferencias de todos los países miembros, misma que fue puesta en duda durante la crisis soberana con la crisis griega y la salida del Reino Unido; así como desacelerar el endeudamiento de la región, superar la crisis del COVID-19 y presidir al G7 el próximo año, entre otras necesidades que exige el país más rico de Europa. 

 


 

Bertha Banuet es Maestra en Economía y Política Internacional por la Universidad de Beijing. En su trayectoria profesional se ha desempeñado en el sector público en organismos y representaciones internacionales; en el sector privado cuenta con experiencia en el desarrollo de proyectos digitales.  Está a favor de la equidad de género y el progresismo. En contra del racismo y el extremismo ideológico.




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password