Ha llegado la “primavera”… ¿a Latinoamérica?


Por: Andrea Navarro

@andie_nr

 

Descontento social, marchas y protestas masivas, crisis sociales y políticas, son factores fácilmente identificables y que recuerdan ampliamente a uno de los mayores estallidos sociales de este siglo: la primavera árabe. 

Lo que comenzó en Túnez en 2010 no fue casualidad, dado que fue el resultado de una serie de protestas originadas desde los años 70’s y 80’s, y hoy en día se dice que el principal motor de la primavera árabe fue el descontento social a partir del establecimiento antiquísimo de una serie de dictaduras en varias naciones de Medio Oriente. ¿Pero en realidad es la causa principal?

Países como Líbano y Egipto presenciaron el derrocamiento de gobiernos calificados como “pro-occidentales”, mientras que otros como Libia, Sudán, y Siria tuvieron una serie de fuertes enfrentamientos el gran descontento hacia quienes los gobernaban desde décadas atrás. 

No obstante, lo que más fue recordado, y actualmente sigue siendo discutido por especialistas en la región (desde internacionalistas, periodistas y líderes de opinión), es que el origen de la primavera árabe tuvo más que ver con el vaivén de intereses económicos y geopolíticos entre Occidente y Oriente en las naciones afectadas, que con una memoria histórica de los mismos ciudadanos a consecuencia de las fallas del sistema vigente, pues bastantes protestas existieron a partir de programas de “ajuste estructural” y “planes de austeridad” que incluso sus gobiernos pactaban con grandes instituciones financieras otorgadoras de deuda -como el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

A esto, se le sumaban los estragos de las crisis económicas del nuevo siglo: falta de crecimiento económico, grandes tasas de desempleo, corrupción endémica generalizada, inmensas desigualdades sociales, gobiernos carentes de legitimidad democrática (por considerárseles dictaduras), y un largo etcétera. Es decir, todas y cada una son causas legítimas de descontento social más allá de intereses externos en la región. 

A todo ello, y por la naturaleza de los gobiernos en turno, la represión y abuso de poder se hicieron inmediatamente presentes, además de que -evidentemente- cada jefe de estado y de gobierno tuvo que “pedir auxilio” a sus aliados en el exterior. Así, las acciones emprendidas por grandes masas de la sociedad civil organizada solo tenían una vía de escape -las redes sociales- para poder evidenciar ante la comunidad internacional lo que estaba pasando es sus países, y así exponer todos y cada uno de los abusos que sus propios gobiernos decidían callar, al igual que por la presencia de intereses extranjeros. 

A casi una década del comienzo de esa primera primavera, podemos hacer una analogía para Latinoamérica. Previo al confinamiento mundial originado por el SARS-COV-2, por casi las mismas causas de descontento social que en Medio Oriente, y ante las represiones y abusos de poder de los gobiernos (que podemos ver -nuevamente- en redes sociales), países como Venezuela (2015), Ecuador, Chile, Perú, Honduras y, muy recientemente, Colombia (2019-21) han sido parte de un despertar social masivo, independientemente de si sus gobiernos son de derecha o de izquierda. Esto es un claro llamado a la acción al resto de países donde la ciudadanía posee un hartazgo generalizado por la mala respuesta de sus gobiernos a las demandas sociales, y a la crítica situación de violencia que se vive todos los días. Por eso, hoy podemos advertir que la primavera ha llegado a LATAM y habrá que estar preparados.

 


Andrea Navarro De la Rosa es internacionalista por la FES Aragón-UNAM, estudiante de la Maestría en Marketing Digital y Comercio Electrónico por la Universidad de la Rioja en México, y especialista en temas de género y liderazgo, transformación digital y redes sociales. Es asociada del Programa de Jóvenes COMEXI. Está a favor de: la lucha feminista y de todas las luchas legítimas de lxs históricamente vulnerados. En contra de: la discriminación, la deshonestidad y la corrupción.




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password