Hamás: ¿Gobierno, partido político u organización terrorista?


Por Dalia Grinberg

@GrinbergDalia

 

Dada la coyuntura actual en Medio Oriente, mucho se ha hablado de una organización, para muchos terrorista, que controla la Franja de Gaza. Debido a esto han surgido muchas dudas en torno a Hamás: ¿Cuál es su ideología? ¿Realmente es una organización terrorista? ¿Es un partido político? ¿Es un gobierno? ¿Por qué tiene tanto apoyo entre la población palestina? En este artículo buscaremos responder todas estas preguntas. 

Hamás es un movimiento de resistencia islámica que nace en la Primera Intifada (1987-1993) y su nombre en árabe significa fervor o entusiasmo, pero también es un acrónimo para “Movimiento Islámico de Resistencia”. Su creación marcó el principio del renacimiento de las fuerzas islámicas en la Franja de Gaza, oponiéndose a la ocupación israelí por un lado y a las fuerzas nacionales seculares de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), por el otro. Antes de 1990, el movimiento islámico más importante en Palestina era la Hermandad Musulmana, que durante la Primera Intifada comenzó a jugar un papel activo en la resistencia a través de Hamás, una nueva organización creada de sus propias filas para ese propósito. 

Hamás entra en la categoría de Islamismo Político Militante.  Es caracterizado por usar el Islam como poder político aceptando el marco del Estado-nación y buscando el poder mediante mecanismos políticos como lo son las votaciones. La Hermandad Musulmana entra en esta categoría y por lo tanto Hamás, al ser producto de ella, se encuentra en esta misma rama. Sin embargo, al utilizar la fuerza, pasa al segundo nivel, que es el Islamismo Político Militante. Este utiliza las armas para alcanzar el poder político en su entorno, una lucha local, enfocada en Palestina. Es importante diferenciar el islamismo político del yihadista, ya que el segundo es un movimiento global que niega el Estado-nación,  considerado para esta visión como un constructo occidental. 

Pero, ¿es Hamás una organización terrorista? Para muchos países como Estados Unidos, Canadá, Japón, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos, es considerado como tal. ¿Por qué? Para responder esa pregunta primero tenemos que definir terrorismo, que es un término enormemente complicado debido al uso político que tradicionalmente se ha dado. Edward Orehek  y Anna Vazeou-Nieuwenhuis lo definen en su texto Understanding the Terrorist Threat: Policy Implications of a Motivational Account of Terrorism como un mecanismo diseñado específicamente para atraer la atención y provocar un impacto psicológico. Es una forma de guerra psicológica en la que los perpetradores quieren que sus acciones sean televisadas y no necesariamente están interesados en confiscar propiedades o matar personas. Su principal objetivo es comunicar su mensaje. Usan la violencia como medio, no como fin.

 Hamás ha instaurado el terror de distintas maneras, como los bombardeos indiscriminados contra civiles, el uso de escudos humanos, la militarización de zonas residenciales, atentados suicidas y el secuestro (los más impactantes fueron el secuestro de Guilad Shalit en 2006 y el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes en 2014). Hamás se da cuenta que los resultados de utilizar el terror han sido mucho más visibles que cualquier estrategia diplomática. 

¿Es un partido político y un gobierno? También. Desde las elecciones de 2006 (que fueron las últimas elecciones en Palestina) en donde participó como partido político y ganó la mayoría con 72 de los 132 escaños, ha funcionado como un gobierno en la Franja de Gaza.  Desde entonces, los territorios palestinos se han dividido no solo geográfica, sino también políticamente: el partido moderado al Fatah, de Mahmoud Abbas, gobierna Cisjordania, mientras que Gaza ha permanecido bajo el control de Hamas. 

Hay dos diferencias fundamentales entre ambas facciones palestinas: la primera es que Fatah y la Autoridad Nacional Palestina reconocen a Israel mientras que Hamás no lo hace.  La segunda es que la ANP y Fatah son un movimiento secular que ve el conflicto como una lucha política y Hamás utiliza el Islam como marco de referencia, entendiendo el conflicto como una lucha religiosa. Para la comunidad internacional, la Autoridad Nacional Palestina es la representante legítima de los palestinos. 

Hamás tiene una carta fundacional en donde expresan su extremismo religioso, antisemitismo y antioccidentalismo. Un ejemplo es el artículo 7 en donde dice: “No vendrá el Día del Juicio hasta que los musulmanes combatan a los judíos, hasta que los judíos se escondan tras las montañas y los árboles, los cuales gritarán: ‘¡Oh, musulmán! Un judío se esconde detrás de mí, ¡ven y mátalo!'”. También, distintas organizaciones de Derechos Humanos han expresado su preocupación hacia las políticas de Hamás contra las mujeres y homosexuales, en donde una infidelidad se castiga con quemaduras de ácido y tener relaciones íntimas con alguien del mismo sexo implica una ejecución pública. Amnistía Internacional denunció a Hamás en 2009 por cometer una “campaña letal de secuestros, homicidios deliberados e ilegítimos, torturas y amenazas de muerte en la  Franja de Gaza contra palestinos acusados de ‘colaborar’ con Israel o con Fatah”. 

¿Cómo es posible que una organización, para muchos considerada terrorista, se haya convertido en un gobierno? Esta respuesta es multifactorial y trataré de explicar las principales razones. La primera es que la Autoridad Nacional Palestina está en total decadencia por sus escándalos de corrupción y también por ceder ante los deseos sionistas y occidentales al firmar los acuerdos de Oslo y reconocer al Estado de Israel. La segunda es el factor religioso. La religión, a lo largo de la historia, ha servido para mover masas y en situaciones tan precarias como en la que viven los pobladores de Gaza, resulta ser aún más exitosa. La tercera es que Hamás ha sido mucho más efectivo en cuanto a sentar a Israel en la mesa de negociación debido a la presión que ejerce con sus acciones terroristas. El cuarto es el Dawa, un concepto religioso islámico de ayuda humanitaria. Hamás ha utilizado esta idea para proporcionar educación, salud, bienestar e instituciones religiosas dentro de la Franja de Gaza.

Un paso importante para entender lo que está sucediendo actualmente entre Israel y Palestina es conocer quién es Hamás, qué busca y cómo logró consolidar su fuerza política. Hamás ha logrado atraer a muchos seguidores, en especial a los jóvenes, que están cansados de la falta de resultados por parte de Mahmud Abbas. Tristemente, esta organización no reconoce al Estado de Israel y ha usado el terrorismo como arma política, por lo que la paz en la región se vislumbra bastante lejana. 

 


Dalia Grinberg es estudiante de Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Ha hecho investigación en temas relacionados con Medio Oriente, terrorismo, migración, trata de personas, feminismo, entre otros. Es ganadora del premio de responsabilidad social Gina y Joseph Harmatz. Trabajó en la organización global AIESEC y en la empresa Platanomelón impulsado la educación sexual en México. Actualmente es asistente de investigación del departamento de estudios internacionales y asistente de instrucción del departamento de economía del ITAM.

Es apasionada por la historia, fiel creyente de los derechos humanos y bailarina de pasatiempo.

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password