Instrucciones para meterse en una fila


Eduardo Navarrete

@elnavarrete

Para ser leídas con: “It’s a Man’s Man’s World”, de James Brown

 

Paso 1. Viva tarde y con prisas

No importa si va utilizar el metro, un coche, caminará o levitará. El punto en este juego es sacar ventaja de cada segundo para luego dedicarlo a perder el tiempo. Olvide todos sus trámites y espere al último día, de otra manera no habrá adrenalina: la aventura pasará de ser estoica a anecdótica, todo gracias a su pericia. Así nunca será tarde para mostrarle al mundo que uno no requiere formarse para llegar mejor: mecánica cuántica 101.

Paso 2. Sepa que aquí todo se puede

Si algo se puede presumir al vivir en este país, es de la magia que da el hacer lo que le venga en gana y si con ello pasa por encima de alguien más, mucho mejor. La quintaescencia de esto lo verá en una fila: para sacar su INE, para pagar una multa (que por supuesto no le correspondía), para entrar a Viaducto o al comprar 200 gramos de jamón, siempre podrá ver al pasado de vivo, ese que sabe cómo ingeniárselas, aquel que detona ese “si él pudo, yo también”. Todo fila tiene un orden y un cínico que la busque desafiar.

Paso 3. Estudie su fila

Pasee un rato de inicio a fin por la fila que tomará por asalto. Observe cuidadosamente los rostros de los ahí formados para ubicar quién será su presa: aquél que menos pueda reaccionar por su toma de fila. Recuerde la máxima: “Hágase güey y será rey”.

Paso 4. Pague tributo y cuélese

Todo tiene un precio, así sea para meterse en la fila de las tortillas. De alguna manera tiene que demostrar a los que lamentablemente quedarán detrás de usted que su tiempo es varios eones más valioso que el de ellos. Como la cleptocracia en la que vivimos nos ha enseñado con maestría por varios sexenios, deberá usted pensar bien qué moneda de cambio tendrá que dar con tal de ahorrarse la execrable fila y obtener su beneficio correspondiente: tiempo para meterse en otra fila. Ponga en práctica el abrazar al más triste de los que están por llegar y “confundirlo” con el lejano primo de Torreón. Puede también ofrecerle dos, o la mitad de lo que obtendrá al llegar al fin de la fila, o deslizar un coqueto billete a manera de saludo al policía de tránsito. El límite es su ingenio, el medio su desconsideración y el fin salirse con la suya.

Paso 5. Haga como que lleva ahí meses

Lo que sigue puede ser lo más fácil o lo más desgastante: depende qué tanto caso haga a los reclamos y levantamientos populares de los inadaptados de atrás. En esta fase deberá saber que nada lo moverá, ya que pondrá una misteriosa sonrisa estereotipada ante cualquiera que lo encare, pues se inventará y naturalmente creerá, que lleva formado ahí desde el Pleistoceno. Sólo que los demás no habían caído en cuenta de ello.

Paso 6. Impida que otros se metan

Empuje a los de adelante, lance objetos punzocortantes, organice brigadas con números ascendentes y mueva sus nuevas influencias con tal de que ningún vivales se meta furtivamente en su fila. No será justo que un fulano pase por encima de su tiempo, su esfuerzo y en un santiamén le quite lo que tanto trabajo y sudor le costó.

 


Sobre el autor:

Eduardo Navarrete es un periodista, fotógrafo y administrador público que se apasiona por los contenidos. Condujo equipos en Grupo Reforma, Grupo Medios, Televisa y Cultura Colectiva. Participa en una iniciativa de acompañamiento a empresas para formar equipos de alto desempeño desde la atención plena y recién fundó una empresa de generación y curaduría de contenidos transmedia.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password