La crisis española: vamos por partes


Juan José Parcero

@elmundoen15

Incapaz de resolver la crisis separatista en Cataluña -el tema más importante en la agenda política de los últimos años-, el debilitado gobierno español llamó a elecciones el próximo 28 de abril. Tres factores fueron determinantes para llegar a este punto: 1) El cambio en el sistema de partidos, 2) Los nacionalismos y 3) La llegada del populismo a España.

Vamos por partes.

España tiene un régimen parlamentario, es decir, el poder legislativo es el más fuerte -a diferencia de lo que pasa en América, por ejemplo, donde predomina más el presidencialismo-. Por ello, partido que gana las elecciones legislativas o generales, partido que controla al gobierno.

Este sistema tiene mayor estabilidad cuando hay dos partidos fuertes, como pasó desde 1989 cuando se fundó el PP -de derecha- que, desde entonces, alternó el poder con el PSOE -de izquierda-. Elección tras elección, ambos controlaron entre 60 y 80 por ciento de los asientos del Congreso durante los siguientes 26 años, dando gran estabilidad al gobierno.

Pero en 2014 surgió un nuevo partido: Podemos. Antiliberal, liderado por un profesor universitario y con la promesa de cambiar la manera de hacer política, Podemos tuvo un arranque prometedor, que terminó con el dominio de PP y PSOE. En las elecciones de 2015 juntos no alcanzaron ni la mitad de los asientos. Hoy, no son dos, ni tres, sino cinco los partidos que se disputan el control del Congreso y por ende del gobierno.

Así, España pasó de un bipartidismo a un multipartidismo, sistema en donde es difícil que un partido fuerte controle el Parlamento, obligando a las fuerzas políticas a negociar entre sí y quitando fuerza para gobernar. Esta situación, por sí misma, no es mala, tiene sus pros y contras, pero dificulta las cosas para un gobierno que enfrenta una crisis política y social derivada de los nacionalismos.

La crisis es la de Cataluña. Como recordarán, esta región intentó independizarse en 2017 luego de un referéndum considerado ilegal por el gobierno central. Recientemente 12 de los líderes del gobierno regional que promovió esto, están siendo juzgados. El tema de nacionalismos y separatismos no es nuevo para España, especialmente con los catalanes, vascos y gallegos, pero requiere mucho tiempo y capacidad política resolver un conflicto como este y hoy por hoy, la sociedad está muy dividida.

Así, con nacionalismos a flor de piel, un gobierno debilitado y otros temas como la inmigración, era solo cuestión de tiempo para que alguien sacara provecho de la oleada populista que recorre Europa desde hace algunos años para ganar poder. Ese alguien fue el partido de extrema derecha Vox, que de acuerdo con las encuestas al día de hoy, podría ganar más de 10 por ciento de los votos y ser decisivo para formar gobierno.

Ahora, los partidos tienen dos meses para fortalecerse rumbo a las elecciones generales. Los de derecha seguramente intentarán llevar la conversación al tema de Cataluña, los de la izquierda buscarán que se hable lo menos posible del asunto. Predecir hoy por hoy al ganador es tan fácil como adivinar el resultado de un volado, pero llegue quien llegue, no tendrá en bandeja de plata la respuesta a la crisis independentista.


Sobre el autor:

Juan José Parcero lucha entre su orgullo mexicano (en especial cuando juega el Tri) y su sueño de ser cosmopolita. Formado como internacionalista, trabaja en medios de comunicación desde hace tres años. Intenta conjugar el plural en femenino y dice ser de izquierda. Cree en dos dogmas: mismos derechos para todas y que el único amor incondicional es al club deportivo favorito, en su caso el Barcelona. Odia cualquier tipo de abuso y a los mirreyes (aunque a veces lo confunden con uno).

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password