Negociaciones bilaterales desiguales: la estrategia del pato cojo


María Pía Taracena Gout

@piataracena

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles del 5% a los productos mexicanos a partir del 10 de junio de 2019 y que de manera gradual, llegarán hasta 25%. El epicentro de su amenaza se debe a que, según él, México no hace lo suficiente para detener el flujo de migrantes, principalmente centroamericanos en la frontera.

Trump amarra la situación migratoria a su estrategia favorita qué es el proteccionismo comercial. Lo que ha provocado diversas reacciones dentro y fuera de Estados Unidos.

En Estados Unidos sobretodo los grupos de interés vinculados a la economía mexicana, han manifestado su preocupación. Muchos de ellos representados en la Cámara de Comercio del país expresaron que los que se verán más afectados son los americanos, los consumidores, las empresas y sobretodo ciertos estados de la Unión. En un documento reciente, la Cámara demostró claramente que el comercio con México genera trabajos en Estados Unidos y que ayuda al crecimiento de la economía estadounidense. El análisis es interesante porque da un índice de los estados que se verán más afectados: Texas, Michigan, California, Illinois, Ohio y Arizona.

En México las reacciones de los empresarios, de los medios y del gobierno han sido diversas. El presidente Andrés Manuel López Obrador, envió a un grupo de funcionarios-negociadores, encabezados por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, a Estados Unidos. La estrategia se centra en una negociación para tratar de “impedir” la aplicación de los aranceles el 10 de junio. La reunión programada para el miércoles 5 de Junio entre el equipo mexicano y el estadounidense estará encabezada por el vicepresidente Mike Pence, un convencido de la postura en la que México debe hacer un mayor esfuerzo para detener la migración centroamericana.

La estrategia puede ser la correcta para apagar el fuego inmediato pero se notan varios ausentes. Se debe considerar al Congreso estadounidense por un lado y por el otro se debe plantear una estrategia en los medios de comunicación, actores centrales del proceso de toma de decisiones en Estados Unidos.

El sistema político de Estados Unidos basa su funcionamiento en el balance entre poderes. El Congreso tiene una función muy clara de “limitar” las acciones del presidente allí dónde estás afecten los intereses de los ciudadanos, en este caso los grupos empresariales y los consumidores americanos. Y claro, en tiempos pre-electorales este tipo de intereses se ven con gran sensibilidad. Según el periódico Washington Post, hay varios congresistas demócratas interesados en volver a votar para obtener el voto que supere la declaración de emergencia en la frontera propuesta por Trump en Febrero de 2019 y de paso bloquear los aranceles. Lo interesante es que ahora, hay congresistas republicanos interesados en hacer lo mismo. El martes mismo, algunos Senadores republicanos de los Estados que se verían afectados, (Ted Cruz de Texas) enviaron una carta al Presidente Trump en la cual expresan su oposición a los aranceles. La unión de ambos partidos les daría los votos suficientes para superar el veto. El Congreso, por lo tanto, es una actor importante que el equipo mexicano debería de considerar, no solo para entrevistarse con la líder Nancy Pelosi, como en la reunión del martes por la tarde si no con su contraparte republicana.

El aspecto mediático es más complicado. La pregunta es cómo se puede responder a un presidente, que hace política desde las entrañas y a través de su “máquina de escribir” que es el Twitter. Su reacción, por ejemplo, al envío de la delegación mexicana fue tan viral como negativa. Expresó que México y Estados Unidos han estado hablando por 25 años y que lo que se necesita es acción, no diálogo. La presión es absoluta cuando dice que México puede resolver la situación en la frontera en un día y la amenaza es que si no lo hace, las empresas americanas y los trabajos que generan, regresarán a Estados Unidos. Desde Gran Bretaña, dónde está de gira, Trump insistió en que México debe “cumplir” sus órdenes. En la mañanera (a la que el cancillera llama Morningera)del martes 4 de junio, el Canciller Ebrard respondió y asumió que sí va a haber una negociación para evitar los aranceles y puso el énfasis en el tema migratorio al decir que: “México ya hace un esfuerzo muy grande y compartimos con EUA la preocupación y pensamos que tiene solución el flujo migratorio que estamos viviendo”. He allí la respuesta a Trump. ¿Deportaciones, tercer país seguro? No quedó claro lo que México va a poner sobre la mesa para la negociación.

La estrategia mediática es imperativa no sólo para responder a la percepción en México de que la relación bilateral es mala (en una reciente encuesta de El Financiero el 43% de los entrevistados así lo percibe), si no también para responder a las presiones de Trump. El mismo martes, mientras que el presidente López Obrador explicaba que no iría a la reunión del G20 a finales de junio, Trump aprovechó la presencia de la prensa en su reunión con Theresa May, y volvió a asegurar que los aranceles serían efectivos. Contraste brutal frente al optimismo del Canciller Ebrard, quien aseguró que la negociación sería exitosa en un 80%.

Donald Trump ha sido muy claro desde la campaña, incluso antes, en que México pagaría por el muro que evitaría la entrada de esas olas de migrantes invasores para su país. La propuesta de los aranceles es una forma de decirle a México que de una u otra manera pagaría por ello.

La respuesta de México debe ser más enfática, completa, atender a los actores estadounidenses involucrados en el tema, el Ejecutivo sí pero también el Congreso, acompañado de una estrategia mediática más agresiva con presencia en todos los medios a todos los niveles, periódicos, noticieros y Twitter. Una estrategia frente a Estados Unidos más completa, no de pato cojo que no considera a los actores trascendentales del proceso de toma de decisión en Estados Unidos.


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password