La fractura del Partido Demócrata y el mini-super martes


María Pía Taracena Gout

@piataracenagout

 

El supermartes demostró muchos aspectos de la contienda norteamericana, uno de ellos fue la poca participación de los jóvenes, (el voto joven considera a los menores de 30 años).

 

Al parecer la pre-campaña demócrata no está movilizando al voto joven. Si vemos algunas tendencias de ése martes y de acuerdo con Esquire.com en el estado de Virginia, por ejemplo,  votaron 1.3 millones de personas de las cuales solo el 13% fueron jóvenes, en 2016 fue el 16%. En el total de votos, Sanders se llevó el 57% mientras que en 2016 logró el 69%.

 

Pero si se revisan otros estados clave como Carolina del Norte la tendencia fue 13% frente a 16% del voto joven para Sanders en 2016, Alabama 7% frente a 14% del 2016, Tennesse, 11% frente al 15% del 2016. 

 

En su discurso brindado el super martes, el candidato Sanders apeló a que lo suyo era una movimiento, una revolución que traería millones de nuevos votos al electorado norteamericano, hasta ahora no ha sido así. Lo que Sanders no tiene seguro es el voto de los jóvenes y de los afroamericanos, le urge una nueva coalición en el partido demócrata.

 

Por eso en las votaciones del martes 10 de marzo, mejor conocido como el mini-super tuesday son tan importantes para que Sanders demuestre que su estrategia ha cambiado y que el voto joven mejorará su posición. Ya hay encuestas que preguntan si se debe de salir de la contienda y eso no ayuda a una percepción positiva.

 

El otro candidato, el del establishment Joe Biden parece que sí está en mejor posicionamiento, sobretodo dentro de la comunidad afroamericana: la clase trabajadora  y los jóvenes están con él. 

 

Por ejemplo en Texas, en donde ganó la campaña de Biden, solamente el 15% de los votantes eran menores de 30 años, de acuerdo con el New York Times. 

 

A diferencia de Sanders, Biden tiene una campaña dirigida al votante que fue alguna vez de Trump y que está decepcionado con el presidente. El perfil del votante de Biden es  gente mayor, rica y la clase obrera blanca que tienen la particularidad de que sí sale a votar, no como los jóvenes. En eso lleva una ventaja muy grande Joe Biden sobre su rival.

 

El meollo del asunto ahora y de cara al mini-super martes es que Biden necesita lo que tiene Sanders y Sanders necesita lo que tiene Biden. Sanders tiene el voto latino, Biden el voto afroamericano, la lucha está en el votante de Trump. 

 

El mini-super martes se llama así porque va a haber votaciones en 6 estados: Idaho, Michigan, Mississippi, Missouri, North Dakota, Washington, ¿quién de los dos candidatos  tiene la preferencia?  

 

En el mini-super martes, el estado clave es Michigan, porque es el que más delegados otorgaría al ganador, 125. 

 

Consultamos a Real Clear Politics y Biden lleva la delantera por 21% sobre Sanders, pero los medios estadounidenses, nos recuerdan que en las primarias demócratas del  2016, Hillary Clinton llevaba esa ventaja y al final Bernie le ganó. 

 

Pero Clinton ganó Mississippi y Missouri. Idaho fue para Sanders junto con North Dakota y Washington. (Aunque en ese año nos todos votaron en el mini-super martes)

 

Si las tendencias son parecidas, la contienda va a estar muy pareja.

 

La realidad es que ambos candidatos necesitan ahora redefinir su discurso hacia ese electorado que nos está con ellos. Un aspecto clave es ganarse al electorado que “abandonó” Elizabeth Warren al dejar la contienda, como las mujeres trabajadoras, exitosas o la clase media educada, que sí sale a votar. Al irse, Warren dijo que desgraciadamente el partido demócrata estaba dividido en “dos caminos, el progresista y el moderado, no hay lugar para nadie más” y allí es donde está la clave del mini-super martes. 

 

El partido demócrata está fracturado. El objetivo principal para el partido debe ser ganarle al presidente Trump en el 2020.  Esta semana de marzo puede ser clave, no es una semana fácil: coronavirus, baja de los precios del petróleo, derrumbe de las bolsas de valores a nivel mundial, Corea del Norte probando armas sospechosas…. Trump tiene mucho que perder.

 

El devenir electoral depende de cómo reaccione no sólo el presidente  y el propio Senado de mayoría republicana a su petición de liberar más recursos para enfrentar la posible pandemia, sino también de los ataques al respecto que hagan los candidatos punteros, de cómo el tema del coronavirus sustituye al del impeachment como argucia electoral (hoy nadie se acuerda ya de la trama rusa), y sobretodo de los ataques entre sí de Sanders y Biden, depende que la fractura demócrata se ensanche o se adelgace.

 


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password