Lecciones del RickyLeaks


Raquel López-Portillo Maltos 

@rak_lpm

 

Durante los últimos días, todos los reflectores han estado sobre Ricardo Rosselló, el gobernador de Puerto Rico. No por su destacado desempeño, sino por la filtración de conversaciones privadas vía Telegram en las que realizó comentarios sexistas, homófobos, ofensivos y denigrantes dentro de un grupo con sus colaboradores más cercanos. Miles de personas han salido a manifestarse en su contra. A pesar de que no han logrado que renuncie, de momento Rosselló anunció que no se se va a postular para la reelección en 2020 y que va a dejar la presidencia del partido Nuevo Progresista. Más allá de lo que ocurra tras el paro y la investigación que se están realizando, la naturaleza de los mensajes, la forma en que se obtuvieron y las consecuencias que vayan a devenir, abren un debate, altamente polémico, en términos de derechos humanos. 

La libertad de expresión es sin duda uno de los derechos que encuentro más fascinantes y complejos desde que comencé a especializarme en esta materia. Esto por su relevancia y la infinidad de perspectivas desde las que se puede evaluar. Sin embargo, son estas razones las que hacen que sea tan difícil establecer parámetros prácticos. Para entender a lo que me refiero hay que tener en cuenta que, aunque los derechos son fundamentales y están garantizados en diversos instrumentos, en la realidad no son absolutos. Esto se debe a que, en ocasiones, hay una contraposición entre derechos, por lo que se debe buscar cuál prevalece sin que se deje de salvaguardar el otro. Esto ocurre mucho con la libertad de expresión, ya que puede enfrentarse a otros derechos como a la vida privada, a la honra, a la libertad religiosa, entre una infinidad de otros. Cuando ocurre esto, debe haber un proceso de armonización en el que se establezcan límites que protejan de mayor forma a las personas involucradas. 

En el caso del RickyLeaks, nos encontramos frente a una contraposición entre la vida privada y la libertad de expresión. Por una parte, el derecho a la privacidad no debe inhibir, obstaculizar o prohibir la difusión de información de interés público, ya que se atentaría directamente contra la libertad de expresión y el derecho a la información. Pero, por otro lado, todas las personas, incluidos los funcionarios públicos como Rosselló, están amparados por la protección del derecho a la vida privada. En el caso de los funcionarios, hay ciertos límites porque ellos, al ser elegidos por voluntad popular, aceptan estar sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad, dado el interés público que existe sobre las acciones que realizan. ¿Pero hasta qué punto se puede vulnerar su derecho a la vida privada?

Los parámetros internacionales establecen que los periodistas y medios de comunicación deben ejercer su trabajo responsablemente, por lo cual la vulneración a la privacidad de los funcionarios se mantiene vigente siempre y cuando el comunicador no haya tenido la intención de infligir algún daño, tuviera pleno conocimiento de difundir una noticia falsa o se haya conducido de manera negligente en su actuar. Además de ello, la información proporcionada debió haber sido obtenida transparente y legalmente. Aquí comienza el problema. Los mensajes fueron hackeados de un dispositivo personal y sacados de un contexto meramente privado. Es precisamente esta razón por la que el gobernador ha dicho que no tiene por qué renunciar si no ha hecho nada ilegal. Sí, sus comentarios son desafortunados y ofensivos. Sí, los textos hablan mucho sobre la calidad personal y profesional de Rosselló. Sí, comprueban lo que muchos ya sospechaban. Sin embargo, para bien o para mal, estaba en su derecho de hacerlo. La privacidad es uno de los derechos que más valoramos en una realidad en la que el espionaje digital y la vulneración de datos personales están a la orden del día. Y los derechos, en su calidad de universales, aplican a todas las personas. 

No estoy diciendo que las cosas deben de quedarse como están. La realidad es que esto fue sólo la gota que derramó el vaso de un enorme descontento entre los puertorriqueños, quienes están inmersos en una recesión económica, aún devastados con las consecuencias del Huracán María y completamente olvidados por Estados Unidos, sin mencionar la corrupción de la administración actual. Cabe mencionar que resulta, al menos sospechoso, que esta filtración se haya dado en medio de disputas frontales con Trump y las declaraciones del gobierno estadounidense sobre su desconfianza en las autoridades locales. Los intercambios de mensajes revelan una posible malversación de fondos públicos, venganzas políticas, desacreditación a periodistas, amenazas a opositores, discriminación, entre otras cosas que, investigando propiamente, pueden llegar a ser delitos. Por ello, el Departamento de Justicia de Puerto Rico ya está tomando cartas en el asunto y un legislador presentó un pliego acusatorio por posibles delitos imputados. 

El futuro de Puerto Rico es una interrogante renuncie Rosselló, o no, pues la coyuntura dificulta la gobernabilidad de la isla ante tantas cuestiones pendientes por resolver. Se debe aprovechar este momentum para aterrizar, de manera legal, todos aquellos delitos que sean comprobados y que la población ha arrastrado por tanto tiempo. Por el momento, los puertorriqueños le han dado una lección al mundo en términos de exigir una rendición de cuentas y un gobierno que responda a sus necesidades.


Sobre la autora:

Raquel López-Portillo Maltos es licenciada en Derechos Humanos y Gestión de Paz por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Fue Coordinadora General de la campaña HeForShe de ONU Mujeres en su universidad, así como articulista en la revista digital Observatorio DH. Se desarrolló como Analista de Inteligencia en la consultora internacional Pinkerton y actualmente labora como Coordinadora de Proyectos Especiales en Fundación Por México. Apasionada del flamenco, la fotografía y la literatura. A favor de: el derecho a elegir, el debate, las opiniones sustentadas y la igualdad de oportunidades. En contra de: la violencia, la ignorancia, la mediocridad y las mentes cerradas.

Geo Bailon1500 Posts

Una huelga de aquellas

Buena

Buena racha

En

En busca de Evo

¡Liberen

¡Liberen a Assange!




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password