Liga MX, en la edad de piedra


Gabriel Martínez

@gabomartinez_10

IG: gabo_martinez_

 

Estancada y con reglamentos elásticos, la Liga MX se está viendo superada en infraestructura, espectáculo y estatus por cualquier competencia que tenga como finalidad el crecimiento de todos los implicados en el deporte, incluyendo los aficionados.

 

Cada vez vemos a una MLS más fuerte, a una liga española económicamente exitosa, y a todos los demás trenes que han agarrado una velocidad importante en los últimos años gracias a medidas tomadas en pro del entretenimiento. Mientras, en México presenciamos cómo a la liga le cuesta cada vez más trabajo atraer al público, que a duras penas rebasa el 50 por ciento de asistencia promedio en los estadios, en lo que va de este torneo.

 

Hace algunos días vinieron a México autoridades del futbol internacional como Javier Tebas, presidente de la liga española, Miguel Ángel Gil, directivo del Atlético de Madrid y Jaume Roures, propietario de una de las empresas audiovisuales más importantes del mundo y con quien tuve la oportunidad de charlar acerca del desarrollo futbolístico.

 

Todos fueron concisos y coincidentes. La liga mexicana debe tomar medidas urgentes para elevar su nivel, su producto y proyectarse internacionalmente, creando un círculo de ganancia para todas las partes involucradas en el balompié. Estas tres medidas son: Transmisiones centralizadas de partidos, controles económicos y la erradicación de la multipropiedad de los clubes.

 

“El futbol mexicano ingresaría más dinero si los derechos de transmisión estuviesen centralizados. No es porque lo diga yo, sino porque la experiencia internacional me lo ha demostrado”, me platicaba Roures, el exitoso empresario catalán, dueño de Mediapro, empresa que transmite el futbol español y la Copa de Europa, además de ser proveedora del VAR para varias ligas, incluyendo la mexicana.

 

En una conferencia en la Ciudad de México ofrecida por Javier Tebas, salieron a flote los modelos de éxito como negocio del balompié ibérico en los últimos años. De ser una liga con dos equipos (Real Madrid y Barcelona) que arrasaban el torneo local con cifras de 100 puntos, con suerte llegarán en este año a 85 unidades, todo gracias a la competitividad que se ha  impulsado en las campañas más recientes y que ha empoderado a los equipos más disminuidos gracias a la aprobación del modelo que desde antes ya se utilizaba en Inglaterra, en donde el pastel económico generado por las transmisiones televisivas se reparte de manera equitativa entre los 20 equipos, y esto únicamente puede ser posible con el modelo de centralización audiovisual. “En 2015 los equipos ingresaban un total de 855 millones, y cuando se centralizan los derechos, de golpe y porrazo, los equipos ingresaron 400 millones de euros más el primer año. Ahora ya estamos en más de dos mil millones.”, compartió por su parte Roures.

 

Las soluciones están a la espera de ser ejecutadas. No se necesita mucha ciencia para darnos cuenta de que el futbol mexicano se jacta de estar entre las 10 mejores ligas del mundo, pero no es así. Porque la estructura es la principal fuerza de una construcción, y el esqueleto de la LigaMX está oxidado por los intereses. Y así seguirá mientras los principales ejecutivos con poder sigan con una obsesión personal, en lugar de un bien común. Los desenredos están en el aparador, y es por eso que resulta tan frustrante darnos cuenta de que su adquisición no está ni siquiera cerca en un mediano plazo, lo cual sería una catástrofe para el desarrollo deportivo de nuestro país. “Este es un reto que tiene el futbol mexicano para resolver a cortísimo plazo. Mientras más se tarde, peor va a ser y más oportunidades van a perder”, continuaba el catalán.

 

Javier Tebas, un mandatario sin pelos en la lengua, (para darnos una idea, se atrevió a decir en frente de los funcionarios del Mundial de Catar 2022, presentes en el evento mencionado en la Ciudad de México, que esa competencia es una “catástrofe para el futbol mundial”), añade que no habrá forma de dar el brinco al primer mundo futbolístico, si seguimos en pañales en cuestión de reglamentos. Para ello, la marca de la liga como tal, debe estar por encima que la marca de cada uno de los clubes, como ocurre en la MLS, que ha crecido a pasos agigantados. Pero en México hay varios equipos que valen tangible o intangiblemente más que la misma liga: América, Pumas, Cruz Azul, Chivas, Tigres, Monterrey, y quizá un par más.

 

Otra de las aberraciones es la multipropiedad, como bien recalcó Miguel Ángel Gil. Un mal tal vez por ahora necesario, pues no hay garantías de que un equipo de futbol sea negocio en México, y únicamente unos cuantos tienen el poder para sacarlo a flote y de ahí que esos empresarios tengan más de un equipo. Pero una vez que las transmisiones audiovisuales se modifiquen, obligatoriamente los clubes multiplicarán sus ganancias y serán negocio. “El tema de la multipropiedad es complicado. Es esencial erradicarla porque es un riesgo que dos equipos sean de un mismo dueño, sobre todo con la explosión del mercado de las apuestas”, menciona el directivo colchonero, añadiendo que la LigaMX “tiene un gran potencial para crecer, se lo he dicho a Enrique Bonilla y a otros dueños de equipos, me daría rabia no intentarlo”.

 

Afición, pasión, equipos mundialmente importantes, canchas por doquier, población. México lo tiene todo para ser una potencia del futbol, para ganar un Mundial, para ser el principal exportador de América. Sólo algo nos separa de ese edén: la decisión.

 


Sobre el autor:

Gabriel Martínez es un periodista especializado en deportes. Ha trabajado en el diario español La Vanguardia, actualmente es conductor del programa televisivo de Adrenalina en Grupo Imagen y escribe en el periódico Excélsior. Tiene un máster en periodismo y un diplomado en marketing y negocios deportivos. Es violonchelista de clóset y devoto de la actividad física. A favor de: la educación y la igualdad social. En contra de: la censura, el radicalismo, y el sedentarismo.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password