Messi, el concertino


Gabriel Martínez

@gabomartinez_10

IG: gabo_martinez_

 

Explica Yo-Yo Ma, uno de los mejores chelistas del mundo, que en cada parte del planeta la música tiene su propia esencia, su propio ritmo, su propia vida, y en la medida en la que entiendes cada tipo de música, aprendes a ser más abierto y más adaptable.

Para aspirar a ser el concertino de una orquesta, que es el violinista principal y el que toca los solos de las obras, tienes que entender muy bien lo anterior. El sueño de todo violinista clásico debe ser ese, porque es el elemento más sobresaliente, y el que mejor debe entender el entorno orquestal para saber darle comunión a esa diversidad. El concertino emite la nota con la que todos los instrumentos van a afinar antes de iniciar un concierto, es la mano derecha del director, y al tocar, tiene la capacidad de mejorar a los músicos que lo rodean.

Recuerdo los inicios de Lionel Messi como futbolista. Un jugador enclenque, bajo de estatura, que incluso transmitía una sensación de debilidad. Además era tímido, callado, casi no hablaba con los medios (característica que mantiene). Pero ya se veía que tenía un talento alucinante, que manejaba la pelota como si fuera parte de su propio cuerpo, un jugador único. Por eso causa cierta gracia cuando escuchamos que en tal barrio de tal país, al parecer han encontrado al nuevo Messi, pero esa es otra historia.

Con el paso de los años, Messi tuvo que aprender a ser Messi. Fue conociendo su cuerpo, fue deshaciendo sus nudos, y fue fortaleciendo sus músculos. Seguramente también cambió su manera de alimentarse, de entrenar, y fue entendiendo que él era el más talentoso, la mayor promesa, y el que eventualmente iba a tener que hacer lo que hizo el miércoles pasado en el partido de la Copa de Europa entre Barcelona y Liverpool, el concertino del equipo.

Y no estamos hablando de un momento aislado. Messi lleva ya algunos años siendo esa figura. Pero lo es cada vez de manera más acentuada y a lo largo de este año futbolístico ha sido abrumadora su manera de ser el que marca diferencia, partido tras partido, de revulsivo o de titular. El Barcelona es un equipazo, y lo que ha hecho Ernesto Valverde es excepcional, pero como equipo, el Barça necesita del rosarino para lograr tocar su techo. Sin él, no es tan bueno como el Ajax de Holanda, al que reconozco no haberle creído, pero me ha callado la boca demostrando ser la oncena que más emula al mejor Barcelona de la historia, el de Pep Guardiola (2009).

Individualmente, lo de Messi es mitológico. Podrá seguir siendo el mismo tímido de hace 15 años, el que verbalmente habla poco, pero sobre la cancha, dialoga demasiado. Contra el Liverpool, contra el Levante en el título de liga, en el empate 4-4 con el Villarreal de hace algunas semanas, en cada actuación es el redentor de un Barcelona favorito para subirse a la cima de Europa, conquistada por el Real Madrid tres años consecutivos. Messi es la razón por la cual los catalanes son la primera opción si nos desafiaran a apostarle a un posible campeón de la Champions, porque el Braça ha estado contra las cuerdas en varias ocasiones en esta temporada. Leo ha sido el violinista que además de lograr esconder las desentonadas, las ha transformado en arte. Lo hizo a media semana contra el Liverpool, un equipo que merecía que el futbol le pagara con algo, con un gol o con menos tantos en contra. Los ‘Reds’ jugaron bastante bien a ratos, pero no concretaron, y Messi tapó todo eso con su solo, que dejó boquiabiertos a todos los que tuvieron la fortuna de gozar de ese gran partido, dejando en segundo plano todo lo malo que hizo su orquesta en algunas partes del concierto.

La primera vez que Messi jugó como titular fue el 19 de noviembre del 2005. Real Madrid vs Barcelona. Aquél partido es recordado porque toda la afición del Madrid se puso de pie para alabar a Ronaldinho después del baile que le puso a los merengues. A Messi no le ha tocado una ovación de esas en casa de su máximo rival. Pero creo que si el partido de Champions ante el Liverpool se da en esas circunstancias, hubiera recibido ese respeto. Esta es una simple especulación, pero tengo la sensación de que eso habría ocurrido.

Todos los aficionados tenemos unos colores prácticamente tatuados. Son muy raros los casos de gente que se cambia de equipo, si es que existen. Eso le da muchísimo sabor al deporte, en especial al futbol, porque involucra rivalidades, competitividad y sentimientos, que es lo que sostiene a esta industria. También nos conduce muchas veces al terreno de las comparaciones, porque siempre nuestro equipo y nuestra estrella, es mejor que la de los demás.

Como ya lo expresé en mi colaboración anterior, el futbol es un arte que requiere de muchísima inteligencia, capacidad y visión. En su máxima expresión requiere de la alianza de muchos ingredientes que también solicitan otros tipos de arte, como la música, por quedarme con el símil que sugerí al inicio. Y yo no he visto que comparemos chelistas, violinistas, pianistas, u orquestas enteras para restarle crédito a otra. Al contrario, son todos aplaudidos porque cuando se trata de arte, solo vale la pena admirar. Messi, Cristiano, Mbappé y Modric están ahorita, pero después no estarán. Y el que más habrá disfrutado, será el que a todos aplaudió y quien se regocijó en toda la diversidad de sinfonías ejecutadas por ellos. Ya habrá toda una vida para comparar. Hoy simplemente escuchemos a Lionel Messi, que está tocando una pieza que recordaremos para siempre.

 


Sobre el autor:

Gabriel Martínez es un periodista especializado en deportes. Ha trabajado en el diario español La Vanguardia, actualmente es conductor del programa televisivo de Adrenalina en Grupo Imagen y escribe en el periódico Excélsior. Tiene un máster en periodismo y un diplomado en marketing y negocios deportivos. Es violonchelista de clóset y devoto de la actividad física. A favor de: la educación y la igualdad social. En contra de: la censura, el radicalismo, y el sedentarismo.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password