México y la crisis climática: 5 puntos clave para el 2021


Por: Luis Manuel León Hernández

@luismaleon

 

Con la finalidad de proyectar el contexto mexicano en torno a la crisis climática este textito pretende exponer 5 puntos clave a considerar en lo que sigue del 2021.

  1. Política y transición energética

Actualmente, el país reciente el debate de dos posturas en torno a la política energética: el nacionalismo cardenista del siglo XX o la visón globalista de las energías alternativas del siglo XXI. Conforme a esto, durante el 2020 se presentaron una serie de iniciativas del ejecutivo para otorgarle más presencia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La Comisión Federal de Competencia Económica advirtió que las iniciativas gubernamentales pretenden beneficiar monopólicamente a la CFE. Esto afectaría a los consumidores al limitar a otros proveedores más económicos como son las energías renovables. Por otro lado, la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica busca modificar el orden de despacho. 

¿Qué es esto? De acuerdo con el Centro de Investigación de Política Pública, el modelo actual busca priorizar la eficiencia económica y la generación renovable. En contrario, lo que busca la reforma es revertir el proceso y encender primero a las centrales de CFE, que son más caras y contaminantes. De acuerdo con Alicia Salgado, el costo de producción de la energía renovable es de 30 dólares el MW/h, mientras que el de las centrales de CFE es de 50-52 dólares el MW/h.

Por otro lado, en torno a Petróleos Mexicanos (PEMEX), en la actualidad la demanda del petróleo va a la baja. Transnacionales petroleras como Total incluso piensan en cambiarse el nombre e invertir en energías renovables para adaptarse a los cambios futuros. Es un hecho que el petróleo no se va a acabar, pero lo que se va a modificar es la compra y esto para Estados petro-dependientes puede salir caro. Por ejemplo, Venezuela, en marzo del 2020, solicitó 5,000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional para cubrir sus gastos tras la caída del precio del barril en 50%.

En febrero del 2021, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció dos proyectos de energía renovable. Primero, la instalación de paneles solares en los techos de la Central de Abastos y la reconversión de residuos sólidos urbanos en pellets de carbón vegetal para termoeléctricas de la CFE. Estos son ejemplos del interés de la capital por caminar a la par de la transición energética, en este sentido, los esfuerzos deben escalar al gobierno federal.

    2.  Protección de derechos humanos de ambientalistas

En 2019, Global Witness determinó que México ocupa el cuarto puesto en el mundo con mayor cantidad de defensores y líderes ambientalistas asesinados. Y desde 2012, suman 83. La realidad para comunidades indígenas, desindustrializadas, campesinas y rurales es violenta frente a proyectos neo-desarrollistas y extractivistas. Por ejemplo, Samir Flores fue asesinado en Morelos por oponerse a la termoeléctrica en la Huexca. De la misma forma, Homero González, defensor de los bosques de la mariposa monarca, fue asesinado en Michoacán. 

Los Acuerdos de Escazú entraron en vigor el 22 de enero del 2020.  En este documento regional para América Latina y el Caribe se reconoce el derecho a la participación de la toma de decisiones que puedan afectar al medio ambiente. Pero en el caso de México, hay que hacer esfuerzos para no volver a aparecer en el listado de Global Witness.

“El Acuerdo de Escazú establece estándares mínimos para garantizar los derechos de acceso a la información, participación pública y la justicia ambiental, y permitirá a los países de la región elevar los niveles de democracia, transparencia y rendición de cuentas en asuntos ambientales y de recursos naturales”, comenta Carol Mora, directora de Política y Gobernanza Ambiental, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

 

  3.   Efectos de la crisis climática en México

Los expertos en medio ambiente y calentamiento global han advertido de forma constante los riesgos de no acelerar los procesos de adaptación y mitigación del calentamiento global. El estado de Tabasco es un territorio vulnerable al aumento del nivel del mar propiciado por el derretimiento de los polos. Asimismo, el riesgo de inundaciones a causa del fenómeno de la Niña (aumento en la precipitación de lluvias) condiciona la calidad de vida de las y los tabasqueños. En el 2020, las inundaciones de diciembre estiman que fueron afectadas 200,000 viviendas, ante lo cual el gobierno federal tuvo que responder con un gasto de 18 mil millones de pesos.

Por otro lado, el vórtice polar, un fenómeno meteorológico usual pero alterado por el calentamiento del Ártico, generó el congelamiento de ductos de transmisión de gas y un aumento en la demanda de electricidad. Esto generó el colapso del suministro de energía en Estados Unidos pero también ocasionó apagones de luz y fallas en el Sistema Eléctrico Nacional mexicano debido a nuestra interdependencia energética. Alrededor de 5.9 millones de consumidores fueron afectados en 23 estados de la República mexicana.. Judah Cohen, director de previsiones estacionales de Atmospheric and Environmental Research, asegura que este acontecimiento está relacionado con el calentamiento global.

Por otro lado, las migraciones climáticas a causa de sequías, inundaciones o desastres naturales son un fenómeno que nos debe de importar. México es un país destino y de tránsito para muchos centroamericanos. El huracán “Eta” en la región provocó una crisis humanitaria en la cual murieron 58 personas en Honduras, 46 en Guatemala y 27 en el sur de México, de acuerdo con Naciones Unidas. En suma, este fenómeno dejó más de 2 millones de personas damnificadas. La caravana migrante de enero, proveniente de Honduras, integró personas desplazadas por este fenómeno.

 

   4.   Relación bilateral con los Estados Unidos

La llegada de Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos estableció al calentamiento global como una cuestión de seguridad internacional. En su primer día en la Casa Blanca, el presidente determinó la reincorporación a los Acuerdos de París y en el mismo sentido su iniciativa Clean Energy Revolution and Environmental Justice proyecta una inversión de 1.7 billones de dólares en proyectos de energía renovable, creación de empleos verdes e infraestructura adaptable. También, la cancelación del gasoducto Keystone LX remarca la agenda del presidente, de forma contraria a la de Donald Trump, quien demostró ser más afín a los hidrocarburos. 

AMLO y Joe Biden pueden encontrar una agenda de cooperación en torno al fracking. Ambos han rechazado públicamente este proceso de extracción contaminante. No obstante, la subsidiaria de Pemex, “Pemex Exploración y Producción” recibirá 4,755 millones de pesos para Aceite Terciario del Golfo, un proyecto de fractura hidráulica. En el mismo sentido, el escepticismo del gobierno federal mexicano a las energías renovables puede mostrar resiliencia a la cooperación energética con Estados Unidos. Será interesante observar el camino que abordan ambos gobiernos de manera conjunta en esta materia.

  5.  Escenario internacional

Continuar con una política energética afín a los combustibles fósiles aleja a México del cumplimiento con los Acuerdos de París. El país se comprometió a reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero al 22% para el 2030 y al 50% para 2050. Sin embargo, la organización Iniciativa Climática de México indica que la política energética del país nos alejará de nuestro compromiso. Asimismo, AMLO admitió en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional 2020-2034 que el país no podrá cumplir con la meta de generación de energías limpias a la que se comprometió para 2024.

Además, no solo basta con cumplir las metas de mitigación interna sino con ser solidarios con otros países que no pueden llevar transformaciones amplias. México, al formar parte de las 20 economías más grandes del mundo, es responsable de grandes tasas de emisión de contaminantes. El reporte del Instituto de Responsabilidad Climática ubicó a PEMEX como la novena empresa energética más contaminante del mundo. Hoy en día tenemos que dejarlo claro, el calentamiento global no termina en una frontera física o ideológica.

 


Luis Manuel León Hernández estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana y está cursando un doble grado en la maestría de Economía Verde por la Universitat de Lleida y Next Education, España. Colaboró como asistente de investigación en el Departamento de Estudios Internacionales de la IBERO. Sus intereses son la política y justicia climática, y las energías renovables. #sembremos.




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password