México y los retos de su presidencia en el Consejo de Seguridad


Por: Dinorah Mendoza

@dinorahm_

En el espacio de colaboraciones del Programa de Jóvenes de COMEXI. 

 

México inició noviembre asumiendo la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2021-2022.

Esto representa un importante momento para nuestro país a nivel internacional, tanto así que con este motivo, el presidente López Obrador planea realizar su segundo viaje al extranjero en lo que va de su sexenio para dirigir un mensaje en la sesión de la Asamblea General de la ONU, que se llevará a cabo en Nueva York el 9 de noviembre.

Como el mismo gobierno ha explicado en sus páginas oficiales, México realizará 3 eventos como presidente del Consejo de Seguridad. El primero, un debate sobre la corrupción que será encabezado por el presidente López Obrador; el segundo un debate sobre tráfico de armas y su impacto en la seguridad internacional y, por último, una reunión que pretende mejorar la coordinación y colaboración entre los órganos principales de la ONU para hacer más efectiva su política preventiva. 

Si bien México lleva su propia agenda; lo que a mi parecer se vuelve relevante es que, tal como sucedió hace 18 años, México regresa a la presidencia del Consejo de Seguridad con un contexto internacional en el que Medio Oriente se enfrenta a diversos problemas. Solo por mencionar algunos ejemplos: la crisis en Siria, Yemen, Libia, Somalia y la serie de eventos de los últimos meses en Afganistán, que se han vuelto de gran relevancia para la comunidad internacional desde la retirada de tropas estadounidenses. 

México, representado por el embajador Juan Ramón de la Fuente, es quien presidirá la primera reunión para abordar este problema en específico.

Recordemos que en el 2003, cuando México fue también presidente de este Consejo, su relación con Estados Unidos sufrió un enfriamiento al no apoyar la intervención militar de este país en Irak, tal como lo hicieron China, Francia y Rusia. Que si bien estos últimos países son Miembros Permanentes del Consejo, para los Miembros No Permanentes, el fijar una postura clara a favor o en contra tuvo más consecuencias políticas y diplomáticas.

A pesar de que Medio Oriente sigue enfrentando problemas y crisis, considero que es menos probable que se vuelva a proponer una resolución en la que se pretenda intervenir militarmente, principalmente porque Estados Unidos al retirarse de Afganistán mermó su legitimidad para intervenir en Medio Oriente de la  manera en que lo hizo hace 18 años.

México como presidente tendrá la tarea de proponer que se haga uso de los otros mecanismos existentes, como las fuerzas de paz, para tratar de buscar soluciones a los conflictos, principalmente en Afganistán.

El mismo gobierno mexicano ha repetido que su enfoque para Medio Oriente será el de la asistencia humanitaria a personas en contextos de conflicto. El reto será usar la presidencia del Consejo de Seguridad como mecanismo de la gobernanza global, haciendo que el resto de los miembros coincidan con México, sin enfriar nuestras propias relaciones bilaterales con otros países.      

 ¿Podremos lograrlo?

 

 


Dinorah Mendoza es internacionalista, miembro del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales. Actualmente trabaja en Estrategia Pública Consultores, donde se desempeña como Consultora Jr. en temas de Carga Portuaria y Turismo de Cruceros. Está a favor de políticas públicas inclusivas. En contra de la violencia de género y de la negación del cambio climático. Síguela en Twitter: @dinorahm_

Instagram: @dinorahmdza

 




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password