La migración legal en el centro de la campaña electoral en Estados Unidos


María Pía Taracena Gout

@piataracena

 

La andanada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en contra de los migrantes es un factor constante en su discurso y su visión de la política en estos tiempos pre-electorales. 

Ahora es el turno de la migración legal.

Sí en las primeras semana de agosto, la discusión pública en Estados Unidos se daba en torno a los nefastos acontecimientos en El Paso, (el ataque contra los mexicanos, mexicano-americanos y otros que estaban de compras en el Walmart del centro comercial Cielo Vista), este lunes 12 de agosto comenzó con una propuesta inesperada en contra de la migración legal. 

La administración de Trump propuso limitar a los migrantes que buscan la ciudadanía o la residencia permanente, green card. La nueva regla permite al gobierno norteamericano rechazar de manera más fácil la obtención del preciado documento, sí es que estos migrantes son candidatos a depender de las ayudas del gobierno como las estampas de comida, la asistencia para vivienda y el Medicaid.

La nueva regla conocida como “public charge” vincula al migrante a su status económico y al uso de los programas gubernamentales. A partir del Miércoles 14 de agosto la regla se va a liberar y va a entrar en vigor 60 días después.

Una vez más la administración de Trump demuestra con sus decisiones y sus actos que el racismo es el motor principal de la propuesta y el manejo de su políticias. En palabras de Ken Cuccinelli, director en funciones de la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración, la nueva regla propone la promoción de la autonomía e independencia del migrante solicitante. En otras palabras, si demuestras que eres viable económicamente, te dan la green card o la ciudadanía, si no, no.

¡Qué bonito!, nadie pone en duda que la decisión de una persona de migrar a otro país, incluso con recursos, sea una decisión fácil, pero es obvio que son los más necesitados, y amenazados los que buscan esta posibilidad. Hasta ahora, Estados Unidos era un lugar elegido para poder tener una vida mejor a pesar de que ser ciudadano o sacar la green card no es nada fácil.

La green card es una tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos que permite a la persona vivir y trabajar en el país. Usualmente la persona obtuvo primero una visa de trabajo temporal H o la EB-5 que es la visa de los inversionistas y sus familiares, (el monto de la inversión va desde $1,000,000 o 500,000 dls si es una inversión en una zona con alto desempleo o en un área rural y de ahí buscar la green card.)

Por otro lado, el camino para obtener la ciudadanía en Estados Unidos es muy difícil, incluso si llevas dinero e inviertes en un negocio, (la muestra que eres viable económicamente). Los residentes que tienen la green card, deben esperar 5 años para empezar los trámites de aplicación de la ciudadanía con el formulario N-400 más cumplir con otros requisitos. Tienen que demostrar que son personas decentes y que dominan el inglés, tener 18 años, haber residido en el mismo estado o distrito, conocer la historia del país y las funciones del gobierno americano, y ser personas buena de conducta moral, que respetan las leyes y los principios establecidos en la Constitución norteamericana.

A pesar que se tenga todo en regla, la palabra final la tienen las autoridades migratorias que pueden rechazar solicitudes. Bajo la regla de “public charge” estipulada en el Acta de Inmigración y de Nacionalidad, le corresponde al Departamento de Homeland Security rechazar, la green card, la visa o la entrada a personas en peligro de convertirse en una ‘carga pública’ para el gobierno de Estados Unidos.

Si bien la propuesta de Trump sobre la migración legal busca cambiar la forma en la que se obtiene la green card o la ciudadanía, el hecho de que pase de una medida basada en las relaciones familiares a una en la que la persona demuestre sus capacidades laborales, va a afectar no solo a los migrantes legales, sino a cualquier ciudadano que recibe los beneficios otorgados por el gobierno. Trump no quiere que la gente que entre a Estados Unidos viva del estado de bienestar para siempre.

La medida responde obviamente al proceso electoral ya que tiene un gran apoyo de su base. Pero va a afectar no solo a los migrantes legales que tal vez ya no busquen enrolarse en los beneficios que hasta ahora reciben del gobierno norteamericano, sino a los ciudadanos norteamericanos con familiares tramitando la green card o la ciudadanía

Esperemos a ver que hace el Congreso y sobretodo las asociaciones pro-inmigrantes, que seguramente van a encontrar en las demandas legales la manera de frenar esta medida irracional.

 


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password