Mujeres sin diamantina rosa 


Maite Belausteguigoitia

Maite Belausteguigoitia

@maitebelausteguigoitia

 

Diamantina. Vidrios rotos. Gritos. Grafitti en el Ángel. La Estación de Policía destrozada y ardiendo en llamas, la del Metrobús también. Por más que borren las marcas, esas imágenes quedarán para siempre en el imaginario colectivo. Ese estallido de indignación sobre las calles de la Ciudad de México dejó más historia que destrozos. Miles de mujeres, miles de maneras de decir: ya basta de violencia. ¿Fue mucho? No sé. Solo puedo decir que al gobierno sigue sin dar una respuesta efectiva contra la desigualdad y la violencia contra las mujeres.  

“No vamos a caer en provocaciones” fue la respuesta de Claudia Sheinbaum.  La jefa del Gobierno de la Ciudad México recibió críticas y exigencias de disculpas por criminalizar la protesta. Sheinbaum es la primera mujer electa  para este cargo, una de las singularidades de la cuarta transformación es la presencia de las mujeres en el gobierno. De las 17 secretarías, ocho mujeres están a cargo de mujeres. Dicha paridad también se refleja en el poder legislativo, en la Cámara de Diputados existe un 49% de mujeres mientras que en la de Senadores se observa un 51%.  

Paradójicamente, estos avances no repercuten positivamente en las políticas públicas para garantizar los derechos de las mujeres y reducir la brecha entre sexos. Incluso se llevaron a cabo medidas regresivas en materia de derechos, tal como la cancelación de los refugios para mujeres víctimas de violencia. La entrega directa de recursos no es una acción efectiva, no brinda la atención integral necesaria para resolver la gravedad de los casos y vulnera los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencia. Asimismo, la cancelación del Programa de Estancias Infantiles constituyó una medida regresiva para los derechos de las mujeres a cargo de los niños y niñas.      

Después de las protestas feministas, AMLO declaró que la Guardia Nacional trabajará en estrategias para prevenir e investigar la violencia, sin aclarar como lo ejecutaría. Esta propuesta es un contrasentido por tres razones. En primer lugar, Será difícil lograr una investigación efectiva si quienes agreden a las mujeres, los militares y la policía, son quienes investigarán los casos. Igualmente, la CNDH afirmó que la Guardia Nacional no contribuye a terminar la impunidad, no garantiza la justicia y debilita la institucionalidad civil y democrática. Señala que las fiscalías autónomas, efectivas y capaces son la solución para la investigación y sanción de delitos.

En segundo lugar, una de las críticas a la Guardia Nacional es su falta de especificidad. En la reforma constitucional se plantea que la Guardia Nacional debe “preservar el orden y la paz pública”, esa vaguedad da lugar al uso discrecional de este cuerpo militar,  la ausencia de rendición de cuentas y falta de especialización. La Guardia Nacional fue creada específicamente para el combate contra la inseguridad, es posible que no tenga la capacitación y la estructura para realizar labores de investigación y prevención de delitos. En tercer lugar, no existe una articulación clara entre el Ministerio Público, cuestión fundamental para la investigación de los delitos y garantizar las garantías del debido proceso. 

Aún cuando la Guardia Nacional sea adecuada para la investigación de estos delitos, las políticas del gobierno no pretenden incidir en las condiciones estructurales de la desigualdad y la violencia. La mayor evidencia de ello es el recorte a los programas con enfoque de género, 26 de los 83 programas tendrán una disminución de presupuesto para el año 2020. El monto total para estos programas incrementó de 64 mil millones de pesos en 2019 a 100 mil millones de pesos para el 2020, pero eso resulta de la inclusión de 12 programas dedicados a la entrega directa de recursos. A pesar de no tener como beneficiarias exclusivamente a las mujeres, programas como Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo Futuro y Precios de Garantía fueron incluidos dentro de este rubro.  

Por otro lado, se asignarán 267 millones de pesos al programa para Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres cuando este necesita 417 millones para operar. Mientras que el Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres tendrá un recorte del 58 %, pasará de 16 millones de pesos a 6 millones 900 mil pesos. Asimismo, la investigación de delitos relacionadas con la trata de personas por parte de la delincuencia organizada orientados no recibirá ningún aumento, aún cuando se ejecutó con 46 millones de pesos en 2019.

La situación de violencia contra las mujeres es un asunto urgente a atender y parece ser que el gobierno no está dispuesto a resolverlo en el 2020. Las políticas deben realizarse con perspectiva de género y con un enfoque de derechos, donde estas se elaboren con la participación de las poblaciones objetivo y con rendición de cuentas hacia los organismos que las implementen. De nada sirve incrementar la participación de las mujeres en el aparato estatal si las decisiones van a ser siempre centralizadas, gracias a la falta de contrapesos efectivos para el poder ejecutivo. Aún cuando tuvieran más poder, eso no garantiza que sean feministas o que tengan en mente los intereses de las mujeres más vulnerables. Tal como lo demostró Claudia Sheinbaum al criminalizar la protesta. Para fortalecer la democracia el gobierno necesita a las mujeres, no como un porcentaje de cuotas a cumplir sino como voces que participan en el ejercicio de sus derechos. Mujeres que se solidaricen con la violencia que sufren las más vulnerables, mujeres avienten  diamantina rosa al gobierno desde adentro. 

 


Sobre la autora:

Maite Belausteguigoitia es psicóloga, maestra en derechos humanos y próximamente comenzará un doctorado en psicología en la Universidad de Buenos Aires. Tiene experiencia profesional en el Centro de Investigación del ITAM y en consultoría de empresas.
Desde el ámbito psicológico ha trabajado con poblaciones en condiciones de vulnerabilidad como niños, niñas, adolescentes, mujeres indígenas, personas con discapacidad, entre otros. Le interesan los temas de psicoanálisis, salud mental, derechos humanos, infancia y género. A favor de: el pensamiento crítico, el arte como un arma de transformación subjetiva y social, modelos de desarrollo con un enfoque derechos y construcción para la paz. En contra de: el dogmatismo, el racismo, el machismo, la violencia en todas sus formas y la hipocresía.

Geo Bailon1500 Posts

Una huelga de aquellas

Buena

Buena racha

En

En busca de Evo

¡Liberen

¡Liberen a Assange!




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password