Nancy Pelosi, ¿la nueva mujer de hierro?


María Pía Taracena Gout

@piataracena

 

Y lo logró…. Nancy Pelosi logró llevar al Presidente Donald Trump al impeachment. Cuando hace algunos meses tomó la decisión de proponer a la cámara baja del legislativo norteamericano abrir un proceso para enjuiciar al Presidente, parecía difícil. 

Fueron 229 votos a favor para el primer artículo sobre abuso de poder y los mismos 229 votos para el segundo artículo por obstrucción al Congreso, convirtiendo a Trump en el tercer presidente que enfrenta el proceso, después de Andrew Johnson y Bill Clinton. Richard Nixon renunció antes de la votación.

En el proceso de votación, solamente dos demócratas votaron contra el artículo 1, Collin Peterson de Minnesota y Jeff Van Drew de Nueva Jersey. De los republicanos, ni uno votó a favor del impeachment. Lo cual refleja dos cosas:

La primera es que el impeachment es votado por el Partido Demócrata que es un partido plural que refleja la multiculturalidad de la sociedad americana. Frente a un Partido Republicano que tiene una mayoría de hombres, blancos y conservadores. Basta ver la respuesta del senador John Barrasso quien calificó la votación como una de las más divisivas de Estados Unidos… y tiene razón. El mismo voto en la cámara baja refleja que la polarización en ese país se sigue profundizando.

Ahora la pelota está en la cancha de los republicanos que tienen mayoría en el Senado. Cómo el Congreso de EUA es bicameral, todo lo que entra por un lado tiene que salir por el otro y de acuerdo con la Constitución, el Senado tiene el poder de hacer el juicio para el cual se convierte en una Corte Alta  para juzgar si el presidente enjuiciado. Se requieren dos terceras partes del voto del Senado para condenarlo y se requiere la presencia del presidente de la Corte Suprema, John Roberts. 

Pero para que el Senado tenga el caso de juicio en su poder, la Cámara baja se lo debe enviar. Nancy Pelosi (la mujer más poderosa de Estados Unidos, quien ha ocupado dos veces la Presidencia de la Cámara) hizo un cálculo político y propuso no mandar de inmediato los artículos para el impeachment al Senado. En un verdadero juego político, Pelosi argumenta que no está asegurado que el Senado haga un juicio imparcial. Las dudas se derivan de las declaraciones del líder del Senado Mitch McConnell. Entonces, ¿qué sigue? Esperar.

Es en este momento cuando empieza la verdadera negociación política entre demócratas y republicanos en un contexto complejo: fin de año, fin de año legislativo e inicio del año electoral.

Pero Nancy Pelosi ha demostrado ser la nueva mujer de hierro, hasta ahorita ha conseguido lo que quiere. Incluso el retraso del T-MEC imponiendo las condiciones demócratas como las laborales. Pero tal vez lo que parecía como un triunfo para Donald Trump, (se dijo mucho que Pelosi le daba un triunfo al aceptar el T-MEC negociado por su administración) era una pausa para esperar al momento momento adecuado de cobrarle a los republicanos y presionar para buscar un juicio justo en el Senado.

Puede ser que incluso la apuesta sea esperar a las elecciones, recuperar el Senado y entonces sí mandar el impeachment a un Senado de mayoría demócrata en caso que Trump resultara reelecto. Es un escenario.

Por lo pronto el presidente de Estados Unidos es un presidente acusado y eso cambia muchas cosas. Su reacción obviamente fue colérica e incluso criticó en Michigan a la misma Pelosi por no hacerle juicio a otros presidentes. Hasta propuso que se lo hubieran hecho a Obama por su acuerdo con Irán, que él desecho.

La forma en la que Trump minimiza las situaciones refleja su personalidad y nos hace pensar que las características particulares de un individuo en el poder sí afectan su visión del mundo y su toma de decisiones.

Queda por ver en el proceso electoral qué tan afectado quedó Trump en las percepciones de la opinión pública norteamericana. Obviamente él tiene sus bases y son fuertes, pero una cosa es ser un presidente en reelección sin estar acusado y otra es ser un presidente en reelección acusado. Si Trump no se reelige, la apuesta de Nancy Pelosi habrá triunfado, sin juicio o con él.

 


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password