NFL, el fin de una era


Gabriel Martínez

@gabomartinez_10

IG: gabo_martinez_

 

El muro de Berlín cayó una noche 28 años después de su construcción. El Imperio Romano se acabó. Tom Brady, luego de dos décadas en la NFL, es por primera vez un agente libre y su futuro es incierto. Todo tiene un inicio, y todo tiene un declive. Las cosas cambian, pero no porque dejen de ser buenas, sino porque su ciclo terminó, es la naturaleza de la vida.

El futbol americano atraviesa una etapa de cambio histórica. La NFL ha sido testigo de un revolucionario estilo de juego que esta temporada está viendo sus primeros frutos. Indelebles nombres como TB12 y Drew Brees, dos de los quarterbacks más dominantes de la última década han sido eliminados en la primera ronda de los playoffs y han dejado de ser los favoritos absolutos para adjudicarse las coronas para dar paso a hombres como Lamar Jackson, de los Cuervos de Baltimore, quien en su segunda temporada ha transformado la posición del quarterback de manera contundente.

La caída de Nueva Orleans ha vibrado en menor medida que la del equipo de Foxborough por obvias razones. Los Pats han ganado seis anillos desde el 2001 hasta el día de hoy. En todos ha estado Tom Brady, que hoy sufre la necesidad de tomar una decisión respecto a su futuro, que tras una temporada errática, luce tambaleante en cuanto a nivel, aunque se ha ganado el derecho de elegir hacia dónde dar el siguiente paso de su vida. “Rezo todos los días para que entremos en sus planes”, dijo el dueño de los Patriotas, Robert Kraft, respecto a Brady. Sin embargo, a sus casi 43 años, el jugador debe saber que muy posiblemente el futbol americano no sea tan agradecido con él si decide seguir, pues el juego ha cambiado, como todo cambia con el paso del tiempo. Y adaptarse a una nueva forma de ver el deporte y de practicarlo, es algo que difícilmente lograrán Tom, Brees, y los quarterbacks que han sido la marca de la NFL por tantos años, pero que hoy, a pesar de presumir experiencia, podrían ser superados por la juventud de talentos emergentes, porque así es el deporte, el soccer, la natación, el baloncesto.

Lamar Jackson y Baltimore son los favoritos para ganar el título del Super Bowl con una práctica de juego nunca antes vista. Un estilo divertido, indescifrable y alegre. Jackson ha roto el récord del mayor número de yardas recorridas en tierra para un quarterback en una temporada, en toda la historia de la liga, lo que lo ha convertido en una pesadilla para las defensivas, pues además fue el pasador con más envíos de anotación en la campaña regular, lo que lo convierte en un elemento muy poco predecible y con un ingenio para el cual aún no existe antídoto, por lo menos hasta este momento.

En términos técnicos, este estilo choca tajantemente con el de Brady y Brees, que siendo jugadores con un brazo que otorga una precisión quirúrgica, dependen mucho del juego aéreo, asemejándose mucho al tradicional estilo del West Coast Offense, una manera de atacar en donde el equipo basa su juego más en los pases que en los acarreos, y ha sido utilizado en la NFL desde la década de los años 70. Si Lamar Jackson no encuentra solvencia con sus receptores, puede cambiar la jugada en el mismo instante y resolver. El acarreo nunca fue el fuerte de los ahora veteranos Brees y Brady y, esto sobre todo, le pasó factura al mariscal de campo de Nueva Inglaterra, quien a la hora de correr es lento, y hasta queda un poco mal parado estéticamente. Esta campaña sufrió porque no tuvo a los elementos adecuados para lanzar. Josh Gordon con problemas personales, Rob Gronkowski retirado a temprana edad, y Antonio Brown, despedido tras haber jugado tan sólo un partido, por problemas legales.

Los equipos que supieron correr el balón, fueron los que más estabilidad encontraron. La NFL está pasando a ser un deporte de preparación física, más que de talento, al igual que otras disciplinas (el futbol soccer por poner un ejemplo). Obviamente con esto no estoy diciendo que no haya talento en los novatos, porque hay muchísimo. Sin embargo, de ahora en adelante un jugador con una constitución atlética tendrá muchas más herramientas para resolver los problemas, que en este caso, un quarterback que suele permanecer dentro de la bolsa de protección, pues depende de la cobertura que hagan sus compañeros, y tiene la necesidad de lanzar.

Estamos ante una línea que marca un final y un principio. Brady, no obstante parece encapricharse con aplazar su retiro hasta sus 45 años. Personalmente no creo que lo logre, pues se ha visto muy rebasado en situaciones críticas y me parece el momento adecuado para colgar los guantes y salir por la puerta grande, pero seguramente seguirá jugando uno o dos años más, lo mismo Brees, Ben Roethlisberger, y algún otro veterano. Serán los próximos en apadrinar la llegada de una nueva era que marca el futuro de la NFL, y que a partir del recién terminado 2019, ha construido sus primeros monumentos.

 


Sobre el autor:

Gabriel Martínez es un periodista especializado en deportes. Ha trabajado en el diario español La Vanguardia, actualmente es conductor del programa televisivo de Adrenalina en Grupo Imagen y escribe en el periódico Excélsior. Tiene un máster en periodismo y un diplomado en marketing y negocios deportivos. Es violonchelista de clóset y devoto de la actividad física. A favor de: la educación y la igualdad social. En contra de: la censura, el radicalismo, y el sedentarismo.

Mercedes Migoya57 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.
Tiroteo

Tiroteo en Torreo

En

En picada

¿Te
“Woven

“Woven city”




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password