Política energética mexicana y cambio climático: una visión del pasado


Alejandra Guraieb y David Berezowsky

 

Si bien la crisis del Covid-19 ha impactado drásticamente nuestras vidas y representa un desafío enorme para la humanidad, los demás retos no han desaparecido y sus soluciones no deben ponerse en pausa. No debemos ignorarlo, el cambio climático sigue siendo una de las mayores amenazas a las que nos hemos enfrentado.

En palabras del secretario general de las Naciones Unidas António Guterres, “los devastadores efectos sociales y económicos del cambio climático serán mucho más grandes que los de la actual pandemia”. Por eso, resulta indispensable que los gobiernos promuevan la acción climática y que diseñen e implementen políticas públicas informadas, coherentes y efectivas que ayuden a resolver la crisis del clima.

El gobierno de México está, tristemente, actuando en la dirección contraria. Una prueba irrefutable es la política energética del gobierno, que se ha visto reflejada en medidas gubernamentales no amigables con el ambiente. Aquí te dejamos algunos ejemplos:

  1. Se han modificado los lineamientos de entrega de Certificados de Energías Limpias (CELs) para proteger a la CFE y sus centrales convencionales.

  2. Las subastas de energía eléctrica, que eran un gran incentivo para la construcción de centrales de energía con fuentes limpias, se cancelaron (llevándose consigo importante inversión verde).

  3. El Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) suspendió la entrada en operación de nuevas centrales solares y eólicas (alegando la baja en demanda por la pandemia).

  4. El gobierno recientemente aumentó -hasta en un 775%- las tarifas para transportar la energía de ciertos proyectos renovables de un lugar a otro (conocidas como tarifas de transmisión).

Además de estas medidas, la Secretaría de Energía recientemente publicó una nueva Política Eléctrica que de implementarse tendrá un gran impacto negativo en el medio ambiente. Para entender la magnitud de su impacto debemos tomar en cuenta que el sector energético y el cambio climático están estrechamente vinculados. De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía el sector energético es responsable de dos terceras partes de los gases de efecto invernadero (GEI) totales. Las energías renovables intermitentes (como la solar y eólica) son opciones de generación de electricidad que prácticamente no emiten GEI y por eso, juegan un papel IMPRESCINDIBLE en la lucha contra el cambio climático.

El problema es que la nueva Política Eléctrica busca limitar violentamente el desarrollo de proyectos de energía solar y eólica en nuestro país (que por cierto tiene un potencial enorme en este tipo de fuentes de energía). ¿Cuáles son sus implicaciones prácticas? En pocas palabras:

  1. Vuelve mucho más burocrático y complicado el proceso para obtener los permisos requeridos para este tipo de proyectos (esto desincentiva la inversión en renovables).

  2. Los proyectos renovables necesitan interconectarse a la red de CFE. Pero la nueva Política Eléctrica dice que el CENACE puede rechazar solicitudes de interconexión. Tomando en cuenta los intereses petroleros de la actual administración podemos sospechar que el CENACE no será del todo objetivo…

  3. Entre otras medidas, lo más importante es que se cambiarán los criterios de despacho en el Sistema Eléctrico Nacional. Esto significa que ahora se le dará prioridad a las centrales convencionales (e.g. las que usan carbón, combustóleo y gas natural), en lugar de a las renovables (limpias y generalmente más baratas). Sí, tampoco lo podemos creer.

SENER argumenta que lo que se busca es dar seguridad al sistema ya que las renovables como solar y eólica causan -según ellos- “graves problemas en el sistema por variaciones de voltaje y frecuencia”. Esto es una triste excusa. La realidad es que México cuenta con un muy pequeño porcentaje de renovables intermitentes como para que afecten significativamente el sistema.

Además, muchos países utilizan exitosamente energía solar y eólica. Los sistemas eléctricos de algunos estados de Estados Unidos como el de California y Texas, y de algunos países, como Alemania, la India y Reino Unido han incorporado grandes porcentajes de renovables intermitentes gracias a que invierten en tecnología, redes inteligentes, y mejores sistemas de predicción de generación y demanda. En el caso de México, la CFE (única responsable de la red eléctrica del país) no invierte significativamente en modernización o ampliación de la red eléctrica. Eso quiere decir que incluso si lo que el gobierno dice fuera cierto, es responsabilidad de CFE modernizar la red para que aguante un porcentaje mayor de energía solar y eólica.

A nivel internacional, se reconoce la gravedad del cambio climático. Por ejemplo, el  Acuerdo de París adoptado en 2015 y del cual México es parte, establece el objetivo colectivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales. Sin embargo, de acuerdo con el Programa de Medio Ambiente de la ONU el incremento de la temperatura a partir de niveles preindustriales ya es de 1.1 ºC y se estima que el aumento de temperatura promedio a finales de siglo sea de por lo menos 3.1 ºC.

En un país altamente vulnerable al cambio climático y donde la desigualdad abunda, no podemos olvidar que las personas más vulnerables son quienes sufrirán más los efectos del cambio climático. Este va más allá de un tema meramente ecológico, pues es un fuerte amplificador de la inequidad social. Es por eso que México debe tomarse el tema en serio y debemos exigirle al gobierno una política energética sustentable, congruente y libre de intereses petroleros. México debe contribuir en la lucha global contra el cambio climático. Si queremos un futuro resiliente, no podemos sacar a las energías renovables de la mesa. Así de simple.

Nota desmitificadora: Manuel Bartlett, director de la CFE, dijo a Reuters en una entrevista que “la empresa favorece una energía más limpia y buscará reducir aún más su uso de combustóleo como una importante fuente de generación”. Esto no pudiera estar más alejado de la realidad. En su propio Informe Anual 2018, la CFE declaró que para el año 2018 la energía solar conformó el 0.004% (así es, punto seguido de dos ceros) de su generación total, mientras que la energía eólica el 0.83%. En el 2018, 80.17% de la generación total de la CFE provino de combustibles fósiles.


Sobre los autores:

Alejandra es abogada egresada de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México de donde se graduó con el reconocimiento Excelencia Académica. Se ha enfocado en la práctica del derecho ambiental. Cuenta con una Maestría en Políticas Públicas Ambientales con especialidad en energía por el Instituto de Estudios Políticos de París – Sciences Po. Durante sus estudios de Maestría realizó prácticas profesionales en el Secretariado de las Naciones Unidas para el Cambio Climático en Bonn, Alemania. A favor de: la economía circular, la acción climática, la sencillez, la transparencia gubernamental y la igualdad de género. En contra de: la impunidad, la intolerancia, las economías altamente carbonizadas, la incompetencia y el materialismo desmedido. Twitter: @Ale_Guraieb

 

David es abogado egresado de la Universidad Iberoamericana. Su práctica se ha enfocado en energía, y específicamente en el desarrollo de energías renovables. Cuenta con una Maestría en Derecho por la UC Berkeley School of Law con una especialidad en Negocios. A favor de: la igualdad de género, la sustentabilidad, las energías limpias, el trabajo duro y la transparencia. En contra de: la corrupción, la impunidad, los políticos transas, mentirosos e incompetentes, la dependencia al petróleo. Twitter: @DBerezowsky

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password