La precipitada campaña electoral en Estados Unidos


María Pía Taracena Gout

@piataracena

 

La noche del martes 26 y el miércoles 27 de junio los candidatos demócratas que buscan la Presidencia de EUA van a tener su primer debate. El presidente Trump lanzó su candidatura dos semanas antes.

Ambos partidos, el Demócrata y el Republicano parecen haber adelantado el calendario electoral. Quedan 7 meses para que inicien las primarias del partido demócrata que es el partido que debe buscar primero, un candidato a la presidencia y segundo, derrocar a Trump. Ambos lo hacen en Florida, los demócratas en Miami, y Trump y los republicanos en Orlando. Lo que demuestra que ese Estado es el que más define las elecciones.

El periodo conocido como las primarias iniciaba en otros tiempos, en el año electoral, en este caso sería el 2020, a finales de enero y febrero en los estados pequeños del Este y mes con mes cubrían todos los estados de la Unión hasta definir un candidato, para mediados del año. Por eso sorprende que en estos días de junio del 2019 se den los primeros debates. (Vendrán un tercero y un cuarto en otoño) ¿Qué candidato aguantara tanto tiempo en campaña?

Recordemos que los Demócratas tienen 23 candidatos pero son solo unos cuantos los que realmente pesan: el exvicepresidente de Obama, Joe Biden es el puntero en las preferencias electorales; seguido por Bernie Sanders, el candidato del socialismo democrático; Elizabeth Warren, con ideas de izquierda pero qué puede servir de bisagra dentro del partido entre el poder establecido; y la juventud radical y la gran novedad del partido, Mr. P, Pete Buttigieg, que por su juventud piensa que el partido debe de salir de sus viejas ideas y avanzar hacia una nueva plataforma ideológica. Hay otros dos candidatos que empezaron muy mediáticamente pero que se han desdibujado de alguna manera: Beto O´Rourke, John Hickenlooper y Kamala Harris, que necesitan un golpe de suerte, aguantar al final para posicionarse mejor. De los demás ni hablamos, (aunque en política nunca se descarta a nadie). En el calendario, el miércoles 26 se enfrentan Elizabeth Warren y Beto O’Rourke y el jueves 27 va a estar bueno Joe Biden y Bernie Sanders, el establishment liberal vs. el establishment socialista. Aunque también habrá uno entre Buttigieg y Biden y Hickenlooper contra Sanders.

En este caso los debates buscan tanto amarrar votos posibles cómo fortalecer las campañas financieras de cada candidato para aumentar sus donadores e incrementar fondos para pagar el coste de una campaña que se antoja muy cara.

Pero también, refleja una división dentro del partido entre las viejas ideas y las nuevas ideas, entre los jóvenes y los mayores, entre la mujeres y hombres, entre la diversidad y lo establecido, entre todos contra Trump. Lo que sí es que el Partido Demócrata necesita reinventarse para poder ganarle a Trump quien por otro lado, lanzó su candidatura con bombo y platillo.

En un discurso nada fuera de lo común, pero dicho con mucha energía, lo que enfatizó primero el presidente fue que su participación en política no solo fue un cambio de partido, del Demócrata al Republicano, sino que lo que se logró fue un MOVIMIENTO que le ha REGRESADO el poder al pueblo americano, arrebatado al establishment político. Según él, los ricos y los demócratas, los cabilderos (comúnmente conocidos como lobbyists) y los grupos de interés sangraron a los ciudadanos. Pero sobre todo, los demócratas regalaron la soberanía, la dignidad y el destino del pueblo con sus políticas como TLCAN, las ciudades santuario, la migración ilegal a la que le abrieron la puerta y la entrada de drogas.

Desde el más puro narcisismo, el presidente Trump llenó el discurso de post-verdades y engrandecimientos personales, como los millones que citaba para todo, millones que han encontrado trabajo, millones con timbres alimentarios, o minorías como los afroamericanos que han salido de la pobreza y según él, hasta a los latinos les ha ido mejor.

El discurso de Trump pareció más un estado de la Unión que un lanzamiento de campaña. Tenía Frases como: “la economía norteamericana es la envidia del mundo, la mejor economía en la historia de Estados Unidos, un país que va a todo vapor hacia el futuro, que se vislumbra brillante”, y todos los elementos de los discursos populistas, de la víctima frente a la oposición (como sus puntos de vista frente al reporte de Muller). Siempre enfatizando el regreso de el sueño norteamericano al que enmarco en dos temas principales: el muro y los acuerdos comerciales ruinosos, (aseguró que cerraron 600,000 fábricas). El momento culmen de sus propuesta populista fue cuando puso a votación pública su propuesta de slogan, (sin pedir que levantaran la mano pero diciendo que ganaría la que más gritos a favor tuviera), entre Make America Great Again o Keep America Great, las masas gritaron más con la última propuestas, Keep America Great que va a ser la segunda parte de su propuesta de gobierno para su segunda estancia en la Casa Blanca.

Un lanzamiento de campaña lleno de post-verdades y noticias falsas, trumpeando la historia futura de EUA a su antojo escribiendo una particular visión de la misma: bajo su mandato EUA tiene el aire más limpio, el agua más limpia, salimos de los peores acuerdos de la historia y sobretodo los demócratas que están movidos por el odio y la furia y quieren acabar con el país.

Faltan 19 meses para las elecciones que definirán a un Estados Unidos conservador o liberal, con Trump o sin Trump, líder del mundo o escondido en su muro pero sobretodo definirán si el status quo bipartidista, creado en el pasado, es suficiente para enfrentar el futuro de una nación incierta.

 


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password