¿Qué tan bien se amarró el pacto?


Alain León

 

Pasearse tranquilamente por las calles de Madrid y Bruselas, bailar en un bautizo al ritmo de Los Ángeles Azules y posar junto a Julio Iglesias en la boda de su abogado (ahora preso) solo puede significar dos cosas: Peña Nieto confía en que el pacto entre él y López Obrador está lo suficientemente bien amarrado como para comportarse de esa manera o, al sentir los pasos cada vez más cerca, de plano optó por disfrutar al máximo los días que le quedan en libertad.

Pocos son los que todavía dudan la existencia un pacto AMLO-EPN en la elección presidencial de 2018, las muestras son claras: los embates del gobierno federal a Ricardo Anaya, los rechazos de persecución al expresidente priista, las curiosas alianzas en el Congreso entre el PRI y MORENA y la no impugnación de la elección del Estado de México con un margen tan cerrado, solo por mencionar algunas. Pero la pregunta a poco más de un año de haber llegado a dicho acuerdo es  ¿qué tan bien se amarró el pacto?.

Hoy la respuesta sería que se amarró muy bien. López Obrador negó en una conferencia mañanera que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda esté investigando al expresidente y si bien ha enfocado su estrategia en culpar a las administraciones anteriores de todos los problemas que aquejan al país, son pocas las veces que ha mencionado a Peña Nieto comparado con Calderón, quien últimamente parece ser el principal y único opositor de este gobierno.

Sin embargo, cada día son más los frentes que se le abren al expresidente Peña para ser juzgado (Emilio Lozoya, Javier Duarte, Rosario Robles, Juan Collado, más los que se sigan y seguirán abriendo), pero sobre todo son más las voces que le piden al tabasqueño no tocarse el corazón con su antecesor. Pero, ¿qué pensará este último?, ¿dormirá tranquilo sabiendo que aquello que acordaron le permite exhibirse de esa manera?, ¿guarda un as bajo la manga en caso de que decidan ir por él?, ¿abrirá la caja de pandora de ser necesario?, ¿le preocupa ver a sus excolaboradores perseguidos y llevados a juicio?

Andrés Manuel y el México de 2018 son muy distintos a los de hoy. El presidente ha perdido en promedio 10 puntos porcentuales de aprobación en el último año, según distintas fuentes, y el país camina rumbo a una recesión económica inminente que le provocará la pérdida de un par de puntos más.

Si bien el presidente, en el marco de su Primer Informe de Gobierno, se pubicita como un hombre de palabra, una vez llegada la elección intermedia de 2021, deberá reconsiderar aquel pacto en lo obscurito; enjuiciar a Peña Nieto podría significar la permanencia de él y de su partido en el poder por muchos años más.

Decía Benito Juárez, a quien López Obrador considera el mejor presidente que ha habido en México: “A los amigos justicia y gracia; a los enemigos la ley a secas”. Habrá que ver Peña Nieto en qué categoría queda. 

 


Sobre el autor:

 

Alain León es consultor y analista político. Ha trabajado como asesor legislativo en la Cámara de Diputados y en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Fue secretario particular del presidente de la Comisión Electoral del PAN y secretario técnico de la coordinación general de la campaña presidencial de Ricardo Anaya en 2018. A favor de: la meritocracia. En contra de: la burocracia y el nepotismo.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password