El síndrome de la mujer Salamandra en la relación México-Estados Unidos


María Pía Taracena Gout

@piataracena

 

Leía un artículo en la muy afamada revista estadounidense The New Yorker, del autor Jon Lee Anderson, que dice que “entre más débil es un país, más buleador es el comportamiento de Trump.

De todos los países posibles que pudieran ser víctimas del acoso trumpeano (Venezuela, Nicaragua, Cuba, Corea del Norte, Irán, Irak), Donald Trump se decantó por México. Hemos dicho de manera continua que en el centro de sus campañas presidenciales, (el martes 11 de junio en Iowa empezó su periplo electoral), está la migración que llega a Estados Unidos de América Central. De una manera muy realista, Trump enmarco la relación bilateral México-Estados Unidos en el tema migratorio pero en la última semana amarró el tema a una amenaza inesperada, pondría aranceles del 5% y de manera progresiva hasta llegar al 25% a diversos productos mexicanos.

Fue inesperado porque en semanas anteriores había quitado aranceles impuestos al acero de Canadá y México. En esta ocasión solamente México sería el sujeto de semejante presión. Donald Trump ha encontrado en la amenaza arancelaria su instrumento  de política exterior más importante. Francia, China, Alemania han sido amenazados de la misma manera, desatando, con China sobretodo, una “guerra comercial” sin precedentes.

Los impulsos de Trump para el caso de los migrantes centroamericanos no quedan allí. Trump amenazó con retirar el apoyo humanitario a Guatemala, el Salvador y Honduras, en un acto que demuestra que es capaz de proponer lo que sea para lograr sus principal objetivo electorero: frenar la migración centroamericana. La respuesta de México no se hizo esperar y se llegó a un “acuerdo” en el cual para evitar las tarifas, México mandaría a la Guardia Nacional en la frontera sur.

Al mismo tiempo, el ministro del Interior de Guatemala, Enrique Degenhart, decía al Washington Post que estaba trabajando con el departamento de Homeland Security para lograr una acuerdo yc ontrolar la frontera con sus países vecinos. El plan consiste en desplegar agentes estadounidenses para asesorar a la policía nacional guatemalteca y a las autoridades de migración, para que intercepten el tráfico de personas y a su vez, corten las rutas que llevan a Estados Unidos y eviten la migración de niños. Guatemala se comprometería en hacer campañas para evitar la migración.

Los guatemaltecos están migrando por varias razones pero son sobretodo dos las situaciones recientes: el acuerdo CA-4 que permite a los ciudadanos de Guatemala, Honduras, el Salvador y Nicaragua moverse libremente por los cuatro países y la baja en los precios del café que ha provocado el incremento de la migración guatemalteca proveniente de las zonas cafetaleras. A Guatemala tampoco le conviene “detener” la migración de sus connacionales ya que lo que recibe en remesas, al menos en 2018, es una suma importante, $9.3 mil millones de dólares.

La percepción de Guatemala es que México no hace nada para detener la migración porque “ofrece” visas y beneficios administrativos que favorecen a los guatemaltecos, considerando a México como un foco de atracción de migrantes centroamericanos y por tanto provocando el incremento en la migración indocumentada.

México por su posición geográfica no la tiene fácil y este caso lo demuestra. Por un lado, Donald Trump ejerce una presión sin precedentes para que México resuelva el asunto migratorio, por otro lado, Guatemala nos deja toda la responsabilidad de la migración regional. El que México haya permitido que exista una “certificación migratoria” en la que nos dan 45 días para evaluar los logros que el gobierno mexicano tenga en esta materia demuestra las presiones a las que el país está sujeto. Si no pasa la evaluación, la amenaza de los impuestos se volverá real. El fantasma del “tercer país seguro” ronda la cancillería mexicana y sobretodo al Congreso que se vería obligado a hacer una ley aceptando este nuevo rol del país.

Donald Trump redefine las relaciones regionales desde su Twitter. Ha “obligado” al gobierno mexicano y al guatemalteco aceptar condiciones poco soberanas. El diálogo entre México y Guatemala parece inexistente, una vez más Estados Unidos al negociar por separado con ambos países aplica la política de divide y vencerás en la región.

Resulta increíble asimilar que un gobierno que no acepta las evaluaciones para los maestros, acepte la evaluación más cruda de todas, la de Donald Trump que se presenta como una Salamandra, (la mujer fatal de Efrén Rebolledo, 1919) que provoca encantamiento y que lleva a los hombres a humillarse para conseguir sus favores, provocándoles la ruina.

 


Sobre la autora:

María Pía Taracena es licenciada en Relaciones Internacionales, maestra en Historia y candidata a doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana. Ha trabajado en los tres sectores, académico, privado y gubernamental. Desde 1991 es docente en su alma mater, donde ha dado clases para distintos espacios y programas académicos. En 2018, recibió la medalla Ernesto Meneses al mérito universitario. Adicionalmente, Pía ha participado con su opinión en distintos medios de comunicación. A favor de: igualdad, la cooperación, la felicidad, el conocimiento, la interpretación, la búsqueda de la verdad. En contra de: la desigualdad, la aburrición, el abuso, la injusticia, la falsedad, la post-verdad.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password