Tomando la palabra


Fernanda Zamora

@Fer_ZamoraR

 

“Todo está mal, yo no debería de estar aquí, debería estar en la escuela. […] Han robado nuestros sueños e infancia con sus palabras vacías, estamos al borde de una extinción masiva y ustedes siguen obsesionados con el dinero. ¡Cómo se atreven!”

Estas son las líneas que han invadido la escena virtual y analógica en los últimos días. Infografias, videos, fotos, citas, memes, conversaciones, y un sin fin de opiniones han retomado el discurso presentado por Greta Thunberg ante la ONU. Las palabras y la emoción de la activista sueca aparecen una y otra vez en nuestras pantallas pero el impacto de Greta va más allá de un trending topic. Usando redes sociales y un discurso cercano y emocional, ha logrado poner el cambio climático en la agenda de una nueva generación.

Greta Thunberg ha generado un movimiento internacional, ha resignificado la causa del cambio climático y ha abierto la puerta para que otros jóvenes hagan lo mismo. Claro que no es la única, ni la primera, ni la más experta, pero es una niña que ha logrado que una nueva generación se apropie de una causa y la defienda con pasión. Y es que lo que realmente falla en las críticas que atentan directamente contra ella, es que no han notado que esto es algo más grande que Greta, que los descalificativos no desvirtúan el discurso porque el verdadero protagonista es el cambio climático.

Vale la pena notar el contexto en el que surge Greta, porque podemos ver que ella es un exponente de un fenómeno que ha ido creciendo en los últimos años en diferentes áreas: la aparición de líderes no convencionales que abren camino a temas políticos/politizados dentro de la vida cotidiana; narrativas que retan el formato tradicional de hablar de política; personajes que toman la palabra y muestran una forma diferente de comunicar con discursos emotivos, vulnerables, y que distan mucho de la retórica tradicional.

La figura del “líder de opinión” se ha ido diversificando, dejando a un lado la hegemonía del hombre blanco de mediana edad. Si bien el fenómeno de las celebridades, y más reciente, los influencers dista mucho de ser novedoso, lo interesante es darnos cuenta de las nuevas voces que se levantan para hablar de temas profundos, que incomodan. 

Se me viene a la mente el caso de Jonathan van Ness, uno de los protagonistas del reality show “Queer Eye”. Su carisma y estilo lo han convertido en un ícono de la cultura pop, y JVN ha usado esta visibilidad para dirigir la atención hacia el estigma que aún existe alrededor de la población VIH positivo. Fue a través de la publicación de su libro Over The Top: A Raw Journey To Self-Love, en el que habla por primera vez de ser seropositivo, sobreviviente de abuso sexual y adicto, que puso el foco en temas que la sociedad en general prefiere no tocar. Al contar su historia, Jonathan abrió un  espacio a la reflexión acerca de temas tabúes y se ha convertido en un estandarte para las personas que siguen siendo marginadas por la desinformación y prejuicios.

Estos líderes de opinión surgen de un entorno inesperado o utilizan recursos no tradicionales, tomando por sorpresa al espectador, conectando de una forma más natural. Al poner temas polémicos en otro contexto se les da visibilidad y se abren plataformas para el diálogo. Un claro ejemplo del uso del humor como excusa para tocar para temas incómodos, es el caso de Phoebe Waller-Bridge, ganadora del Emmy por la comedia Fleabag. Phoebe Waller-Bridge se ha convertido en la voz de una generación, abriendo a través de la comedia una ventana hacia la expresión de la sexualidad femenina, la depresión, y la decadencia, en un formato distinto. Un concepto de feminidad y feminismo que contrasta con el estereotipo del chick-flick y que conecta con la audiencia. Fleabag es un la caracterización de la mujer millennial, que se adueña de sus defectos y no busca la perfección. Y eso es lo que hace temblar a la sociedad, una mujer que no pide disculpas por quién es y que no se preocupa de herir susceptibilidades. Un desastre que reconforta porque al final, todas hemos sido Fleabag.

Son estas personas quienes realmente están gestando un cambio social profundo al visibilizar y acercar temas difíciles a nuestro día a día, haciendo que otros hagan suyas las causas, movilizando y logrando un esfuerzo colectivo. Alexandria Ocasio Cortez, aun siguiendo el camino tradicional de la política, ha logrado desmitificar el proceso de la gestión pública. A través de sus redes sociales, AOC le ha dado una cara humana a la política, una voz cercana que se preocupa por los temas que resuenan en su generación. Es una joven que se indigna, que habla sin miedo y que tiene que llegar a cocinar después de un día de trabajo. A través de Instastories y tweets, AOC nos recuerda que los políticos (a veces) son personas.

La diversidad de estas figuras ha hecho que sean exponentes de grupos normalmente sub-representados. Su presencia en la esfera pública reta al estatus quo, inspira a futuros agentes de cambio y rompe esquemas. Al final, es una nueva forma de hacer política.

 

Detonador de conversación – ¿Qué preferirías: poder viajar en el tiempo o poder controlar el futuro?

 


Sobre la autora:
Fernanda Zamora es comunicóloga, maestra en política pública. Ha trabajado haciendo investigación en temas de políticas de innovación, política social y justicia restaurativa, entre otros. Como consultora de comunicación ha participado en el diseño e implementación de estrategias de comunicación para ONGs, sector público e iniciativa privada. Apasionada por los temas de equidad de género, innovación social y desarrollo. Lectora voraz, bailarina frustrada y adicta a los podcasts.
Está a favor de: Feminismo, empoderamiento e innovación. En contra de: Injusticia, intolerancia.

Mercedes Migoya61 Posts

Mercedes Migoya es la directora de Contenido de Telokwento. Es internacionalista y ha desarrollado su carrera en medios de comunicación. Le interesa especialmente todo lo que tiene que ver con Medio Oriente y Seguridad Internacional. A favor de: varias libertades, especialmente la de expresión. En contra de: la corrupción, el abuso de poder y la burocracia.



Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password