Global Pakistán | inundaciones | Shehbaz Sharif

Inundaciones están llevando a Pakistán a una crisis alimentaria

Se viene una inminente crisis alimentaria después de que las inundaciones arrasaron con el sector agrícola de Pakistán.

Con el agua hasta el cuello

Tiene desde junio del presente año que Pakistán comenzó a sumergirse en una oleada de desgracias, pues las lluvias extremas que han caído en este país han provocado una de las peores inundaciones que el mundo ha presenciado durante la última década. Según las Naciones Unidas, esta tragedia ha cobrado la vida de más de 1,300 personas, de las cuales casi la mitad eran menores de edad; por otro lado, ha provocado el desplazamiento de aproximadamente 33 millones de personas. Durante este fin de semana, las autoridades anunciaron que los niveles de agua han llegado a cubrir alrededor de un tercio de su territorio, ahogando a su cinturón agrícola y con ello, la esperanza de producir y exportar productos como trigo, arroz y algodón.

Una calamidad globalizada

Como nos encontramos viviendo en una realidad interconectada, es muy probable que el mundo entero sienta las consecuencias de los daños que afectaron al sector agrícola pakistaní, pues estamos hablando de un país que es considerado uno de los principales productores y exportadores de algodón y arroz en el mundo. Nada más para que te des una idea de lo grave que está el asunto, se estima que la mitad de su cosecha de algodón ha quedado completamente destruida, algo que resulta gravísimo si recordamos que casi el 10 por ciento del PIB del país está basado en su industria textil.

¡S.O.S!

Como ambos escenarios podrían obstaculizar cualquier esperanza de recuperación económica, el gobierno pakistaní junto con otras organizaciones internacionales han alzado la mano para pedir ayuda, según el primer ministro Shehbaz Sharif, con unos 160 millones de dólares les alcanza para poder ayudar a 5.2 millones de personas que se encuentran viviendo un estado de vulnerabilidad dentro del país.

Un asunto bastante delicado

Sin embaaargo, los funcionarios de ayuda han advertido que aunque estas inundaciones disminuyan, entre la escasez de alimentos y las enfermedades transmitidas por el agua terminarán provocando una segunda ola de muertes que afectará a las comunidades rurales, mientras que los centros urbanos se verán perjudicados tanto por una inflación severa así como por una escasez de productos frescos.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario