Para que no se pierda la bonita costumbre

Un exasesor de García Luna, que se declaró culpable ayer, volvió a confirmar la amistad entre autoridades mexicanas y narcotraficantes.

 

“Qué raro, un expolicía corrupto”, dijo nadie nunca. Quien sigue contribuyendo a la pésima fama de las autoridades en México es Iván Reyes Arzate, excomandante de la Unidad de Investigación Sensible de la Policía Federal durante la gestión de Genaro García Luna. Reyes llegó a ser el principal contacto con la DEA en el país, cosa que aprovechó para hacer negocios con el grupo narcotraficante El Seguimiento 39, asociado con el Cártel de Sinaloa y el de los Beltrán Leyva. Por todo esto, Reyes se declaró culpable de conspirar para traficar cocaína en un tribunal de Brooklyn el día de ayer. Como es de imaginarse, García Luna se ha de estar comiendo las uñas mientras espera su juicio por narcotráfico en Nueva York,  pues ahora no solo se tiene que preocupar por su declaración, sino también por la colaboración de Reyes Arzate con los fiscales ya que, según los chismes y deducciones, seguramente echará de cabeza al exsecretario de Seguridad Pública. Pero ahí no termina la cacería… Todo apunta a que Luis Cárdenas Palomino, otro compadre de Felipe Calderón en el tema de “seguridad” y presunto amigo del Cártel de Sinaloa, también podría verse afectado por las declaraciones de Reyes.

 

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario