Global Pedro Castillo | Perú | Fiscalía

El presidente de Perú fue acusado de liderar una organización criminal

La fiscal peruana Isabel Benavides denunció al presi, Pedro Castillo, de liderar una organización criminal. Esto con el fin de "obtener ganancias ilícitas".

¡Tremendo chismesote el que te traemos!

No cabe duda que el Perú atraviesa una crisis política difícil de sortear. Ahora, la Fiscalía se le fue a la yugular al presidente, Pedro Castillo, denunciándolo por presuntamente ser la cabeza de una organización criminal, esto tras encontrar pruebas que lo vinculan con delitos de tráfico de influencias y colusión. Así, sin pelos en la lengua, lo anunció la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, quien presentó la acusación ante el Congreso de la República, que será el órgano encargado de decidir el futuro del acusado. Ahora sí, don Pedro ya trae el agua hasta el cuello, pues antes de todo esto ya traía seis investigaciones por casos de corrupción encima. ¡Tsss!

¿Será esto el principio del fin?

Si nos echamos un clavado a los artículos que componen la Constitución política de Perú, nos daremos cuenta que en el #117 se estipula que, para que el presi de la República sea destituido de su cargo, necesita ser acusado de haber cometido al menos uno de estos cuatro delitos: traición a la patria, omitir la convocatoria a elecciones, cerrar el Congreso por sus pistolas o, mejor dicho, sin estar autorizado por la Constitución; y, por último, impedir que los organismos electorales se reúnan.

Después de las acusaciones que hizo la fiscal Benavides, la población peruana se dividió en dos: un sector considera que esta situación no sólo puso en jaque al actual Gobierno, sino que además perciben lo sucedido como el principio del fin del mandato de Castillo, mientras que otros alegan que estas acusaciones no tienen nada que ver con los principios constitucionales del país que te acabamos de mencionar.

Sea cual sea el caso, lo que pasó el día de ayer fue gravísimo, ya que estos señalamientos sugieren que, tanto el presi como su entorno, abusaron de su poder y las consecuencias de ello podrían amenazar la autonomía del Ministerio Público.

Lo que dijo Castillo al respecto

Como era de esperarse, salió a decir que estas acusaciones no eran ciertas, incluso las calificó como un intento de golpe de Estado. Nada más le faltaron los violines cuando comentó: “Acá estoy y si tiene que correr mi sangre por la calle en beneficio de este pueblo, lo tengo que hacer. Y si hay que entregar la vida, lo voy a hacer”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario