Primero disparan y luego preguntan

Al Ejército de la India se le hizo fácil dar de tiros contra civiles inocentes sin antes preguntar o checar bien las cosas. 

¿Pensar antes de actuar? Nah, mejor de una vez suelto balazos. A veces algunos militares no se destacan por escuchar y en la India ahora lo saben muy bien. Resulta que en la comunidad de Oting, ubicada en el estado de Nagaland, trece civiles fueron asesinados a manos del Ejército porque, según los reportes policiales, confundieron a unos mineros con un grupo delictivo y, sin pensarla dos veces, abrieron fuego indiscriminadamente contra la camioneta en la que viajaban. Hasta ahí habían muerto seis, pero los uniformados no se habían dado a basto. Las cosas se pusieron más feas cuando los disparos hicieron un escándalo en la localidad y los residentes, que salieron a ver qué pasaba, prendieron fuego a tres vehículos de las fuerzas armadas del puro coraje. Esto provocó que los militares volvieran a dispararles, matando a otros seis. Y para terminar de contarla, otra persona murió durante las protestas. Estos eventos provocaron que la sociedad insista en la derogación de la ley que otorga a los soldados poderes e inmunidad para registrar, detener, arrestar o matar a personas.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario