Entretenimiento y Cultura | Qatar | Copa del Mundo | futbol

Qatar 2022: El arte de amar el futbol en un país conservador

A medio camino del Mundial de Qatar 2022, las y los aficionados han mostrado cómo es vivir una Copa del Mundo más conservadora de lo tradicional.

Desde acusaciones de fans falsos, a las restricciones que se le ha impuesto a la afición en Qatar, las y los fans del futbol están viviendo un Mundial aaalgo diferente a los anteriores, por eso acá te contamos cómo ha sido para ellos apoyar a su selección, entre la pasión y el decoro.

La falta de alcohol no ha sido un problema

La restricción para el consumo de alcohol durante la Copa del Mundo fue una de las que más llamó la atención, ya que es algo fuera de lo común. A dos días de comenzar el Mundial, el gobierno qatarí dijo que estaría prohibido consumir bebidas alcohólicas en los alrededores de los estadios e incluso dentro de estos. Auuunque, se ha hecho público que a un precio alto sí es posible consumir algo de alcohol en los partidos, solo que no es tan accesible.

Pero el caso es que, las y los aficionados han demostrado que la falta de alcohol no ha sido un problema para disfrutar las disputas futboleras. Al menos así lo dejaron claro algunos fans que CNN entrevistó en Qatar. Para la mayoría, la pasión está en ver a sus selecciones jugar, más allá de si se puede o no consumir alcohol.

Incluso se han visto algunos beneficios. Al no estar bajo los efectos del alcohol, se han vivido partidos con una afición más en control y el ambiente se ha sentido más seguro. Esto además ha reducido los problemas relacionados con multitudes que podrían convertirse en accidentes mayores, de acuerdo con expertos.

Unidos en los lugares más inesperados

Sorprendentemente, el metro de Doha ha demostrado ser uno de los lugares IT del Mundial. Así como lo lees. De acuerdo con The Guardian, el metro es el lugar donde las y los aficionados pueden convivir con personas de todas partes del mundo: platicar entre ellos, reírse e incluso cantar.

Con tres líneas que recorren gran parte de la ciudad, ha ofrecido a los fans un lugar para convivir sin tantas restricciones como aquellas que se ven en las calles de Doha. Y es que, como probablemente ya habrás escuchado, el gobierno qatarí prohíbe las muestras de afecto entre hombres y mujeres de forma muy explícita.

A esto súmale que, durante el Mundial, viajar en metro es gratuito para las personas que tengan una tarjeta Hayya, la visa que se convierte en tarjeta de identificación obligatoria para los turistas.

El ejemplo a seguir

Quienes se han llevado una estrellita en la frente han sido los aficionados de Japón. Y es que, luego del silbatazo final del partido entre Japón y Costa Rica —donde perdieron 1-0— se hizo viral cómo la mayoría levantaba su basura e incluso la que no era suya.

De acuerdo con The New York Times este es un hábito que las y los japoneses desarrollan en casa y se refuerza en las escuelas. La limpieza es súper aceptada como una virtud allá. Por eso esto es algo normal para ellos. Y lo mejor de todo es que esto ha inspirado a más aficionados a seguir el ejemplo, como a los de la selección francesa.

Aunque no todo ha sido color de rosa

Se sospechaba desde antes que comenzara la Copa del Mundo que los códigos de vestimenta podrían causar un choque entre culturas y ya se han visto algunos issues sobre esto. Pero el plot twist es que ha sido así porque las y los aficionados han usado algunas prendas para protestar por la violación a los derechos de la comunidad LGBT.

Por ejemplo, antes del partido inaugural del Grupo B de Gales contra Estados Unidos, a aficionadas galesas les quitaron sus sombreros de pescador con los colores del arcoíris —que hacían alusión a la bandera de la comunidad LGBT—, por la política en contra de la homosexualidad.

Por otro lado, al periodista estadounidense Grant Wahl, lo detuvieron 25 minutos en un estadio por no querer quitarse una camiseta arcoíris. Aunque, según el propio Wahl, un comandante luego se disculpó con él y lo dejó pasar.

De igual manera, un aficionado de Inglaterra acusó que, cuando intentó entrar al partido entre Holanda y Qatar, el personal de seguridad de un estadio lo obligó a quitarse toda su ropa y luego lo detuvieron por usar una camiseta que tenía el escudo oficial de Inglaterra con los colores del arcoíris, así como una gorra con los mismos tonos.

Todo esto se ha dado incluso cuando la FIFA dijo que los colores del arcoíris serían aceptados en los estadios, y que el propio secretario general del Comité Supremo de Qatar, Hassan Al Thawadi, confirmó en una entrevista con TalkSport.

Aunque las protestas con la ropa no han sido solo para manifestarte por los derechos LGBT, sino también por los de las mujeres. Por ejemplo, a una aficionada que usó una camiseta con la frase "Mujer, vida, libertad" en el partido entre Irán y Gales, las autoridades le pidieron que se cambiara porque ese era un eslogan kurdo.

Asimismo, una aficionada que sostenía una camiseta de futbol con el nombre de Mahsa Amini y su edad —22 años— fue abordada por miembros de seguridad y se le quitaron.

Sea como sea, el Mundial sigue en pie, y a solo dos semanas de terminar, seguiremos echándole un ojo a las y los fans que sigan por Qatar, que deberán seguir acatando las reglas entre su pasión por el futbol.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario