Política | reforma | Ley federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión | libertad de expresión

La Suprema Corte invalidó una reforma a la Ley de Telecomunicaciones

La reforma, negada por la Suprema Corte de Justicia, pretendía eliminar la obligación de los medios a distinguir entre información y opinión en publicaciones.

¿No te enteraste de lo que pasó?

Fíjate que este lunes 29 de agosto, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le hizo el feo, de forma unánime, a una reforma que alteraba la Ley federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, la cual tenía como objetivo tumbar la obligación que tienen los concesionarios de radio y televisión para que, a la hora de presentar una noticia, distingan cuando se da información y cuando simplemente se da una opinión —o sea, cuando hablan desde su ronco pecho—.

Otra de las propuestas que tenía esta reforma consistía en otorgarle al Congreso un plazo de seis meses para que se emitiera oooootra reforma a la Ley Federal, “a fin de armonizar los derechos de las audiencias con las libertades de los medios de comunicación en la materia”.

¿Por qué se echaron para atrás?

Más que por temas de libertad de expresión, resulta que el ministro Alberto Pérez Dayán, justificó esta decisión bajo el argumento de que al momento de que dicha reforma se aprobó en el Senado de la República, por ahí de octubre del 2017, “se violaron los procesos legislativos”. Y es que, según el ministro Pérez Dayán, no sólo se avaló sin que le echaran un ojito a lo que se establece en el reglamento del Congreso, sino que además no se cumplió con el requisito que estipula que el dictamen debe de ser publicado en la gaceta del Senado, al menos 24 horas antes de su discusión.

Por otra parte, la ministra Loreta Ortíz le entró al quite diciendo que esta reforma se tenía que invalidar sí o sí, ya que se saltaron la consulta que se debía de realizar en comunidades indígenas y personas con discapacidad.

¿Y lueeego?

Pues nada, ahora resulta que la responsabilidad de decidir si se impulsa una nueva reforma o si ya mejor ahí la dejan morir, caerá sobre los hombros de las y los legisladores federales.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario