Global Salman Rushdie | ataque | Nueva York

El escritor Salman Rushdie sufrió un atentado este fin de semana

El ensayista Salman Rushdie parece ya estar fuera de peligro después de haber sido apuñalado durante una conferencia en Nueva York.

Los primeros reportes indicaron que el autor fue atacado con un cuchillo en el cuello y el abdomen, por lo que fue trasladado de emergencia en helicóptero a un hospital cercano, donde fue intervenido quirúrgicamente durante horas. Terminada la operación, su agente confirmó que el pronóstico era reservado, ya que Salman estaba conectado a un ventilador; tenía heridas graves en su bazo e hígado debido a los cortes y, probablemente, perdería un ojo.

Este último diagnóstico todavía sigue siendo probable, aunque el escritor está recuperándose y ya fue desconectado del ventilador. Incluso, familiares de Rushdie han confirmado que ya puede hablar y ha hecho chistes, pues se mantiene sin perder su sentido del humor característico.

¿Qué sabemos del atacante?

En medio del caos tras el ataque, las autoridades arrestaron a Hadi Matar, un hombre de 24 años, al que acusaron de intento de asesinato en segundo grado y ataque con un arma. El atacante es originario de Nueva Jersey y en las primeras audiencias ante la corte se conoció que viajó en autobús y compró un boleto para poder entrar al evento en el que Rushdie daría su conferencia. Por lo pronto, la Fiscalía sigue considerando el ataque como premeditado, por lo que los cargos y penas para Hadi Matar podrían ser mayores.

Algo que aún no está claro es si este ataque está vinculado con la sentencia de muerte que recibió el escritor en 1989 por parte del régimen de los ayatolás en Irán.

Espera, ¿cómo estuvo eso?

Desde 1989, el régimen islámico de Irán condenó a muerte a Rushdie por considerarlo blasfemo en su libro Los versos satánicos. Esta novela —la cuarta de su carrera—, está inspirada en la vida del profeta Mahoma y utiliza recursos del realismo mágico —una narrativa en donde lo extraño es presentado como algo cotidiano— para generar un interés literario. En gran parte de Occidente fue reconocida y premiada; sin embargo, algunos sectores radicales del Islam la consideraron blasfema y la acusaron de burlarse de su fe.

El clímax de estas acusaciones llegó en 1989, cuando el Ayatolá Jomeini publicó una fetua —psst. un decreto religioso— para incitar al asesinato de Salman Rushdie, motivo por el cual el autor pasó años escondido, sin un domicilio fijo y con todo un equipo de seguridad a su alrededor. Pese a lo que el propio autor quería, por esta razón se convirtió, para muchas personas en Occidente, en un símbolo contra el oscurantismo religioso y en pro de la libertad de expresión.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario