Sambazos, no balazos

Al menos 25 personas murieron en una de las redadas más sangrientas que haya realizado la policía de Río de Janeiro en las favelas. 

La policía de Río de Janeiro, que no brilla precisamente por ser la más respetuosa de los derechos humanos, realizó ayer una redada en una de las favelas más grandes de la ciudad en búsqueda de varios narcotraficantes. El tema es que los policías entraron armados hasta los dientes y la situación se salió de control al punto que 25 personas murieron, entre ellas André Frias, un elemento de la brigada antidrogas. Sobre el resto de las víctimas no se han dado mayores detalles, pero los medios brasileños señalaron que serían “sospechosos”. En total, unos 200 oficiales se adentraron a la favela Jacarezinho el jueves por la mañana, mientras un helicóptero blindado cargado con francotiradores los cubría desde los aires. Mientras la policía celebró la operación, muchas organizaciones de derechos humanos aseguran que es una de las redadas más sangrientas en la historia de la ciudad. Esta favela, localizada a unos 20 minutos de la playa de Ipanema, es considerada de las más peligrosas por albergar al Comando Vermelho, uno de los grupos criminales más poderosos de Brasil.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario