Se las tenían guardadas

Washington anunció fuertes sanciones contra Rusia por su interferencia en las pasadas elecciones, sus ciberataques y hasta los vínculos con el Talibán. 

No es como que estamos en plena Crisis de los Misiles pero sí es un hecho que las cosas entre Estados Unidos y Rusia están muy tensas. Prueba de ello fueron las sanciones que impuso ayer el gobierno de Joe Biden al Kremlin, a quien acusa de tratar de interferir en las elecciones del 2020, provocar un ciberataque masivo y hasta negociar con el grupo Talibán para que cometiera ataques contra las fuerzas estadounidenses desplegadas en Afganistán. La Casa Blanca aseguró que estas “acciones internacionales desestabilizadoras” fueron ejecutadas desde el Servicio de Espionaje Exterior de Moscú, así que impuso las sanciones más duras desde el gobierno de Donald Trump. ¿Cómo cuáles? Expulsó a varios empleados de la embajada rusa y el Departamento del Tesoro prohibió a las instituciones financieras de su país comprar deuda pública del banco central de Rusia. Y porque los problemas se solucionan de frente, Biden dijo que le informó de estas sanciones personalmente a Vladimir Putin a través de una llamada “respetuosa y sincera”. 

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario