Seguro Greta Thunberg se enojó…

AMLO se despertó muy poco eco-friendly ayer y además de decir que no se cancelará la refinería de Cadereyta, pidió que se elimine el “impuesto ambiental” de Baja California.

El presidente estuvo ayer en Nuevo León, donde dio su mañanera acompañado de Jaime Rodríguez, aka el Bronco. En el evento, el gobernador le pidió a AMLO que revise la refinería de Cadereyta, pues hay quien quiere que se cierre porque contamina mucho. ¿Y qué respondió el presi? Que el país la necesita, así que se va a quedar. Y aunque dijo que por la época electoral salen varios “paladines de la defensa del medio ambiente”, se comprometió a ver cómo le hace para que la refinería contamine menos. Pero esa no fue la única decisión que tomó ayer relacionada con el medio ambiente porque el Ejecutivo le mandó una controversia constitucional a la Suprema Corte para echar pa’ trás el “impuesto ambiental” de Baja California. ¿El qué? El Congreso estatal aprobó un impuesto para cobrarle a las gasolineras y expendedoras de gas natural y gas L.P. por la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. La bronca es que según AMLO solo el Legislativo federal puede cobrar impuestos petroleros.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario