Si la protesta no va a la isla…

La isla va a protestar al mundo. Miles de cubanos salieron a las calles del mundo para protestar en una manifestación que fue prohibida en Cuba. 

 

La semilla de la revolución

Después de las masivas protestas que vimos en Cuba durante julio, a muchos jóvenes en la isla se les quedó la espinita de lograr un cambio de régimen. Por eso, el dramaturgo Yunior García Aguilera le pidió permiso al gobierno de Díaz-Canel, en septiembre pasado, para organizar unas protestas pacíficas para que se respeten “todos los derechos para todos los cubanos”. A su movimiento se le sumaron miles a través de redes sociales, así que el gobierno cubano le prohibió realizar cualquier tipo de manifestación, programadas para realizarse el día de ayer y conocidas como 15N. 

 

El miedo no anda en burro

Pero la represión de la dictadura no paró ahí ya que el gobierno los tachó de ser financiados por Estados Unidos y puso elementos de seguridad ayer a las afueras de las casas de los principales líderes de la marcha para evitar que las manifestaciones se llevaran a cabo. Eso sí, un grupo de simpatizantes del régimen castrista sí salió a las principales calles y plazas de La Habana para celebrar el fin de las restricciones impuestas por la pandemia. En fin, la hipotenusa. 

 

El grito de democracia fue global

A pesar de que en Cuba se canceló el plan, en distintas ciudades del mundo como Madrid, Miami, Buenos Aires o Santo Domingo se hicieron presentes los reclamos de la “Jornada Cívica por el Cambio” ya que, como bien dijo alguna vez Yunior García, “el cubano lleva demasiado tiempo en silencio y es hora de que pueda abrir la boca para decir con libertad lo que piensa”.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario