Supervivencia, nada más


Varias mujeres que producen jeans para famosas marcas de Estados Unidos han sido obligadas a acostarse con sus gerentes para conservar sus trabajos.

Ayer, el Consorcio de Derechos de los Trabajadores (WRC por sus siglas en inglés) publicó una investigación de dos años sobre las operaciones de Nein Hsing, una empresa taiwanesa con fábricas en México, Taiwán, Vietnam y partes de África. ¿Lo que encontraron? Que en las fábricas de ropa de Lesotho (ese país en el sur de África), que surten a Levi Strauss, Wrangler y Lee, los gerentes y supervisores obligaban regularmente a las trabajadoras a tener relaciones sexuales. Si no lo hacían, las mujeres perderían su trabajo o no podrían subir de puesto. La investigación descubrió que la gerencia no tomó medidas contra los delincuentes y que como el acoso sexual fue tan generalizado, los compañeros de trabajo también se sintieron cómodos abusando de sus colegas. Frente a esta delicada situación, las marcas involucradas decidieron firmar acuerdos con grupos laborales y de derechos de las mujeres para eliminar la violencia de género para las más de 10,000 trabajadoras repartidas en cinco fábricas de Nien Hsing.

Vía: The Guardian

0 Comments

Leave a Comment




Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password