Tarde y a medias 


Tim Russo/AFP

Así resolvió una corte de Tegucigalpa, Honduras, el caso de Berta Cáceres.

¿No te suena? Cáceres era una activista ambiental y coordinadora del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras. Durante su vida luchó por muchas cosas pero su batalla final fue para frenar la construcción de la presa Agua Zarca a cargo de Desarrollos Energéticos S.A. (Desa), una empresa a la que no le gustó nada su activismo. Como consecuencia, fue intimidada durante mucho tiempo pero no se detuvo hasta que el 2 de marzo de 2016 alguien la mató. Después de meses, ayer fue el juicio contra los ocho acusados del crimen y la corte de Tegucigalpa concluyó que siete de ellos habían conspirado en su contra y planeado el asesinato. ¿Lo que viene? Probablemente otra pelea legal, pues aunque los hombres ya fueron declarados culpables hubo muchas cosas raras en el proceso. Ahora los amigos y familiares de Berta quieren que también haya consecuencias para las personas que financiaron y crearon el plan del asesinato y que el Estado le quite a Desa la licencia para construir la presa.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password