TEMER O NO TEMER

La fiscalía brasileña pidió procesar al presidente Michel Temer por corrupción, algo que nunca había sucedido en la historia de Brasil y que ahora queda en manos del Congreso. Aunque en Brasil la corrupción se pasea tranquilamente por todas las esferas de la sociedad (piensa nomás en el escándalo de la constructora Odebrecht), un presidente nunca había sido acusado de corrupción. Los dos presidentes que fueron destituidos en los últimos 25 años enfrentaron juicios políticos pero no con la justicia como tal. Una de ellas fue Dilma Rousseff, destituida apenas el año pasado cuando Temer, que era su vicepresidente, según ella, le clavó el puñal por la espalda. Pero la vida de vueltas y ahora, si dos tercios del Congreso acepta esta denuncia, Temer sería apartado del cargo por 6 meses y Brasil quedaría sin presidente… ¡Una vez más! Aunque su pésimo índice de popularidad (del 7%), no ayuda mucho, la ventaja que tiene es que la mayoría de los partidos también están untados de escándalos de corrupción y como dicen, “hoy por ti, mañana por mí”. ¿Nada que Temer?

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario