Un megáfono de odio

Un grupo demandó a Facebook por funcionar como un amplificador del discurso de odio en contra de los musulmanes rohingya durante el genocido en Myanmar.

Los abogados no sueltan a Mark Zuckerberg y compañía. Además de las quejas en contra de Facebook por no proteger los datos de sus usuarios, ahora en Estados Unidos y Reino Unido un grupo está metiéndoles una demanda por facilitar el genocidio de los rohingya, una minoría musulmana en Myanmar. Los acusan de negligencia debido a que, según las víctimas, los algoritmos de la red social amplificaron el discurso de odio y la plataforma no eliminó las publicaciones provocadoras en su contra. Y desde antes Facebook se había metido el pie solito cuando admitió en 2018 que no había podido hacer lo suficiente para evitar la incitación a la violencia y el odio contra este grupo. Sobre esto, un informe independiente sostiene que “Facebook se ha convertido en el medio para quienes difunden odio y causan daño” y que las publicaciones online están estrechamente relacionadas con la violencia offline. Ahora la empresa enfrenta reclamos de compensación que llegan a las más de 150,000 millones de libras esterlinas.

Suscribite a newsletter

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre México y el mundo.

SUSCRÍBETE

Deja tu comentario