16-04-2018

¿Una sincera bienvenida?

5158

Este fin de semana, una familia rohinyá tuvo que regresar a Myanmar, el país del que se escapó el año pasado.

Por si no te acuerdas… Desde agosto de 2017, 700,000 rohinyás (una etnia minoritaria musulmana) han huído de Myanmar porque el Ejército y algunos grupos budistas los han perseguido y tratado de asesinar. La mayoría se ha instalado en campos de refugiados en el vecino Bangladesh, causando un problemón, pues ese país no tiene recursos para apoyarlos. Desde entonces Myanmar y Bangladesh han negociado para que los rohinyás puedan regresar a casa sin ser perseguidos, pero las conversaciones no han tenido resultados. ¿Y entonces? A Myanmar, eso no le importó y el sábado repatrió a la primera familia rohinyá alertando a la ONU y a otros grupos de derechos humanos que creen que en Myanmar todavía hay muchísima discriminación en su contra. Aunque Myanmar dijo que recibió a los rohinyá con los brazos abiertos y que les dio una identificación nacional, alimentos y medicinas, para muchos, solo lo hizo para demostrarle a los medios, que lo han atacado durísimo, que sí está cambiando y los quiere ayudar. ¿Será?


Comparte: