Nube

17° Ciudad de México

Jueves 13 de Junio de 2024

Nuevo Star Wars, viejo ñoño feliz

The Acolyte, la nueva serie del universo de Star Wars, en un nivel profundo, tiene todo el potencial de ser una buena historia.

10 de Junio de 2024 - 21:12

Nuevo Star Wars, viejo ñoño feliz

Por Hauvery Cetina

The Acolyte, la nueva serie del universo de Star Wars, está disponible en Disney+ y yo llevo desde entonces refugiándome en esta bella ópera espacial para olvidarme tantito de todo el caos electoral de estos días. Quien tenga la misma necesidad, le invito a este otro universo que, aunque más caótico, es bastante más amable. 

Sí, sé que mi opinión está sesgada porque cualquier cosa de Star Wars que llegue la voy a ver con devoción. Sin embargo, y aunque sólo hay dos capítulos al aire, creo que es una gran oportunidad para otros fans que están un poco cansados de la línea narrativa y personajes más común, así como no-fans sólo amantes de la ciencia ficción que quieran disfrutar una buena historia. 

En corto, The Acolyte es la historia de Sol, un maestro Jedi que se ve obligado a investigar una serie de crímenes cuyo mayor sospechoso es una antigua aprendiz suya, creída muerta. Ocurre cien años antes de La Saga Skywalker, por lo que todo lo que vemos es nuevo: personajes, dinámicas y sistema político. Y está rico.

Hablando dentro del universo de Star Wars

La mayor virtud del universo creado por Gorge Lucas —siempre agradecidos con George Lucas— es que no es una historia, sino un universo entero. Esto le ha permitido generar más de diez películas, al menos dos series animadas épicas, más recientemente otras cuantas en live action, videojuegos, cómics un muy basto etcétera. 

No obstante, buena parte de esas historias ocurren en una temporalidad bastante bien establecida (la caída de la república, el imperio y la nueva república) y alrededor de personajes y rivalidades también bastante conocidas de Jedi y Sith. 

Irónicamente, los mayores éxitos en los últimos años vienen de explorar otras dimensiones del universo (Rogue One; Andor; The Mandalorian). Y The Acolyte tiene el potencial de entrar en este grupo. Sí, vuelve a abordar historias Jedi, pero lo hace en un periodo que no ha sido explorado en el canon todavía, abriendo la puerta a que se expliquen bastantes cosas de lo que ya conocemos, y nos encariñemos con nuevos personajes.

Fuera del universo de Star Wars

Ahora, más allá de ese mundo narrativo en específico, la serie también tiene varias oportunidades que me emocionan desde los primeros dos episodios. El más superficial, y porque es de mis actrices favoritas, es ver a Dafne Keen en un personaje que no sea la niña feral y rebelde en que Logan y His Dark Materials la han encasillado. Ver otro tipo de personajes, explorando más su capacidad como actriz, me tiene harto entusiasmado.

En un nivel un poco más profundo, tiene todo el potencial de ser una buena historia. Eso es lo que separarse del periodo y personajes más conocidos le exige: una historia que funcione por sí sola. Y con lo poco que he visto, lo va logrando. Sirve independientemente del mundo de Star Wars, porque eso sólo es el marco. En el fondo, es una narrativa que gira en torno de valores universales: Venganza, fraternidad, o ese molesto complejo de salvador con el que tantos nos podemos identificar (¿cuántas historias no nos encantan porque en la ficción el “yo la/lo puedo cambiar” sí existe?).  

Eso es en el fondo lo que Acolyte viene a ofrecer: una probable buena historia de ciencia ficción. Que suena a poco, pero tal vez nos aliviane bastante más, en días que lo real parece acercarse peligrosamente a la ciencia ficción. 

TEMAS